• Luis Humberto Perdomo*

Un presidente de capa caída


Foto: Cortesía La FM

Aunque muchos pronósticos desde el principio fueron crudos con respecto al futuro gobierno del joven presidente, hoy después de un año de mandato, las encuestas se han encargado de generar en la opinión pública un ambiente de desconcierto en el que Iván Duque está cada vez más desfavorecido. Hoy tenemos un presidente de capa caída.

Duque se presentó como el candidato del Partido Centro Democrático y a pesar de autodenominarse como de extremo centro, es indiscutible la incidencia del Uribismo y Álvaro Uribe en particular. Incluso es posible evidenciar la continuidad que tiene en asuntos como relaciones internacionales, la política de seguridad y defensa, en materia económica y su influencia en toma de decisiones.

Si revisamos las encuestas realizadas, para principios de año el presidente Iván Duque ascendió 15 puntos en la imagen positiva que tienen los colombianos, marcando un ascenso desde la anterior encuesta de 27,2% a 42,7%, sin embargo, continuaba siendo fuerte el porcentaje que tenía una imagen negativa siendo del 50,4%. Para el mes de mayoapenas el 32% del total de encuestados aprobaba la gestión del mandatario, mientras el 60% la desaprobaba. Finalmente, en la encuesta de la última semana tuvo una aprobación del 29% contra un 64% de desaprobación.

La favorabilidad que tiene el gobierno de Duque debe analizarse desde diferentes factores que inciden en la opinión pública entre los cuales se encuentran las reformas impopulares que el gobierno puede impulsar, los escándalos de corrupción o proyectos de ley propuestos. Veamos los siguientes:

Primero, la reforma del IVA cuyos tres ejes principales generaron fuerte debate e impopularidad. Hagamos memoria: pretendió bajar el impuesto de renta a empresas a la vez que subió el de las personas naturales y finalmente propuso gravar con el impuesto de IVA productos de primera necesidad. Le solicitó mayor esfuerzo fiscal a quienes tienen menos voz ¿Para quién gobierna Duque?

Segundo, su gabinete de Gobierno es criticado desde diferentes ángulos. Uno es por no tener un buen manejo de la agenda legislativa como es el caso de Nancy Patricia, ministra del Interior. Asimismo, en el primer año dos ministros enfrentaron moción de censura que es el caso de Alberto Carrasquilla y Guillermo Botero, aunque salieron ilesos ¿Con quién gobierna Duque?

Tercero, las objeciones a la JEP que pusieron en evidencia su afán de deslegitimar y torpedear los avances de la implementación a los Acuerdos de Paz, tanto de su gobierno como del partido Centro Democrático. La Corte Constitucional declaró (excepto algunos párrafos) exequible la Ley Estatutaria de la JEP para que después del Congreso pasara a sanción presidencial. Sin embargo, Duque plantea sus objeciones de inconveniencia disparándose en su propio pie, ya que no contó con mayoría en el Congreso para que fueran respaldadas y el fallo de la Corte Constitucional, rechazó las seis objeciones que presentó a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial de Paz.¿Cuál es la gobernabilidad de Duque?

Cuarto, en lo referente a la implementación de los Acuerdos de Paz, Duque tiene bastante retos - no los ha asumido del todo -. De acuerdo con el último boletín de Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitario,“un poco más de la mitad de las acciones armadas (67%) identificadas en 2019 corresponden a combates entre las Fuerzas Armadas y los diferentes grupos armados, enfrentamientos entre estos y acciones unilaterales incluso de grupos armados desconocidos”. El mismo boletín plantea que estos enfrentamientos hoy tienen lugar en territorios en lo que cultivos ilícitos, actividades extractivas, territorios étnicos, restitución de tierras generan conflictos de intereses. Cabe preguntarse, por ejemplo cuáles son los avances en la restitución de tierras.

El informe presentado en mayo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por incumplimiento de reparación a las víctimas despojadas de tierras en Colombia registra datos importantes. En primer lugar, expresa con preocupación que la Ley 1448 de 2011 (reconocida como la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras) tiene una vigencia de diez (10) años, es decir, hasta 2021. Esto representa la vulneración del derecho de las víctimas de acceso al procedimiento judicial efectivo para la restitución. Sin embargo, es necesario que en este tema la restitución de tierras sea un compromiso por parte del actual gobierno. De acuerdo con este mismo informe, se estima que alrededor de 6.600.000 hectáreas fueron despojadas con ocasión del conflicto, de las cuales solo 340.704 hectáreas han sido restituidas durante la vigencia de la ley. Para 2018, esto representó únicamente un 15% del total de tierras restituidas.

En Colombia actualmente tenemos grandes tareas que resolver para saldar la deuda histórica con nuestros compatriotas. Por esto, es esencial intensificar los llamados a la paz y al cese de la violencia que ha desangrado al país. En el gobierno Duque parece difícil alcanzar la implementación de los Acuerdos de Paz. Tampoco se observa el fortalecimiento del Estado en los vacíos territoriales producto de largas décadas de conflicto. Por lo tanto, considero que a través de la movilización social se pueden blindar los Acuerdos y hacer valer los intereses de la propia ciudadanía.

Señor Duque, que para usted la presidencia haya sido un regalo, no quiere decir que para el pueblo colombiano deba ser un martirio. Hoy más que nunca se debe entender que la guerra que usted y yo vivimos en Colombia hunde a todo un pueblo en una espiral de violencia difícil de revertir: más violencia genera desconfianza social y causa más desempleo. A más desempleo, menos educación y faltas de oportunidad que llevan a engrosar las filas no solamente de las guerrillas, también de paramilitares y las fuerzas militares, afectando a la gente más humilde y vulnerable del país.

Como el personaje de una típica telenovela colombiana que logra vencer todas las adversidades para cumplir con su destino y proteger a los suyos ¿Llegará el día en que nuestro joven presidente logre adquirir perspectiva y el suficiente carácter para darle rumbo propio a su gobierno?

* Estudiante de Ciencia Política, Universidad Surcolombiana


LA GUACHAFITA