• Jacobo Quintero Manchola*

El Huila en el olvido

Por Jacobo Quintero Manchola*


Vista hacia las montañas del Huila. Foto: Archivo del autor

Desde el 2002 y hasta la actualidad, en el departamento del Huila ha ganado Álvaro Uribe Vélez (o sus designados) las elecciones presidenciales.


Los mandatos de este y sus sucesores se han caracterizado por muchas cosas, pero curiosamente ninguna de ellas positiva. Podemos empezar con la represa del Quimbo y los desastres ambientales y sociales que la construcción de esta produjo. También encontramos que en el gobierno siguiente (Santos), la estructura administrativa del Estado se centralizó aun más, afectando así a las diferentes regiones del país, incluido el departamento del Huila.

Encontramos que en materia vial la situación es grave, ya que no hay vías adecuadas para el transporte de los diferentes productos que el departamento produce. Ahora, algunas personas dirán que esta la concesión vial Santamaría-Mocoa-Neiva, proyecto en el cual se cambió primero de concesionaria antes de empezar a ejecutarse (a la fecha no inician obras).

En estos momentos de lluvias constantes, hemos evidenciado las consecuencias de no tener inversión en este punto, pues se puede llegar a incomunicar todo un departamento.


En materia económica ni hablar, es un departamento con un enorme potencial agrícola, pero que, sumando sus limitadas vías de acceso, su poca y concentrada industria, y con actividades económicas no legales apalancando el comercio, encontramos que todo ese potencial se pierde y por lo tanto sus habitantes no tienen las garantías mínimas o no pueden gozar de sus derechos plenamente.


En materia de seguridad tampoco es muy positivo el panorama, la corrupción día a día vacía las arcas de los municipios y departamento, las personas no salen a la calle en paz porque temen a que las roben en alguna modalidad, las mujeres no pueden vivir tranquilamente porque constantemente están siendo agredidas sin importar el espacio en el que se encuentren.


Ahora bien, lo que pretendo con esto no es sumirnos en un vaso de pesimismo. A partir de lo antes mencionado quisiera preguntarle a lxs lectorxs lo siguientes: si durante 20 años han elegido a los mismos de siempre y ninguno ha propendido por el desarrollo del departamento, ¿creen que elegir al candidato del uribismo nuevamente (solo porque nombró al ex alcalde Lara como fórmula vicepresidencial) va a cambiar que el Huila se mantenga en el olvido?


Nota: En el 2021 estuve acompañando en el proceso de recolección de firmas para Francia Márquez.


*Jacobo Quintero Manchola es bogotano de familia huilense, fotógrafo documental y abogado de la Fundación Universitaria Navarra. Creador y exintegrante del semillero de investigación “Esmeralda Arboleda”. Integrante del grupo de investigación DIALOGOS en la línea de género. Ha colaborado a nivel periodístico con la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad en representación del Portal La Gaitana.


LA GUACHAFITA