• Juan Sebastián Arias P.

Del Silencio que Marcha, al Manifiesto Sentipensante


Ilustración de Juan Perdomo para La Gaitana Portal


Ya el silencio fue apertura

Manifestando sus causas en febrero del 48’

Por la misma violencia imperante, de la fuerza pública

Y sus comandantes


Ya Gaitán se alzaba en desacato

Ya Ospina y su turba de áulicos

Accionaban los fusiles


Predominante fue el silencio

A manos iracundas, desplegadas por el Estado de Sitio y su Gobierno

Mismo actor armado, que derrama la sangría de su propio pueblo


El abismo de inconciencias, de dirigentes probos y entregados, sucumbe en verborrea

Porque Manizales data, ni “la oración por los humildes”, caló.


Ya los escarlatas, pacífico y sur en alza, en tiempos chulavitos

Representaban dignidad sublime, en un país que ora bastante, y aplica poquito.


Ya Laureano y Valencia bañaron los campos de rojo vinilo

Ya Uribe acabó, con la esperanza de los hijos de este pueblo granadino


Rebobina el 68´en su mayo

Qué ocaso francés relataron los francos

En su momento fue la critica de estudiantes contrarios a la sociedad de consumo

Ahora en Colombia lloramos, porque contrariamos lo mismo, más autoritarismo.


Noches de los lápices aún la Argentina acongojan

Porque es al pueblo colombiano, al que ahora nos toca


Secuestros, asesinatos y desapariciones

De estudiantes, transeúntes y jóvenes que entendimos

Que las reformas de cartera que impulsa el Gobierno

No es somero, en cambio, horadan e ingrimen la patria y su lecho


Ladino el sistema de absurdos dilemas

“Prevención y Acción” viralizan los medios con sus extensas cadenas

Mientras los crepúsculos se asoman trémulos

Por las tanquetas represivas que los mandatarios acostumbran


No quiero un pasillo de la memoria como en la UTN de Avellaneda

Quiero a mi gente en las calles exigiendo garantías y derechos

Porque en eso basa la convivencia: Yo soy, si juntos seremos

Ya Mandela con su Ubuntu proclamaba

Ya Colombia es hora de enarbolar


Somos presos con el Frente Nacional

Con López Michelsen y sus formas de ejecutar

Déficit fiscal se escuchaba en los laureles

Sigue rimbombante el discurso lesivo, del poder ejecutivo y legislativo


Que la bonanza engordó sus bolsillos

Y el gasto público: “Qué pena, no alcanzó, sumercé”

Pero si reforma tributaria, con sus activos


Desde el 28 de abril al 7 de mayo del 2021, que me siento y escribo

Van 37 asesinatos, 11 violaciones y el llanto de madres

Por tener sus hijos desaparecidos


Los derechos humanos como burla; sino miren las 934 detenciones

Y los 341 casos de abusos y agresiones


1728 casos de brutalidad policial, redacta la tinta periodística que exclama justicia

Ya las protestas del 2021 asemejan a Bogotazo, más el paro cívico del 77’

Donde matar no es pecado

Porque las ordenes las dio Uribe, como Estado


Tengo un dolor aquí, del lado de la patria

No permitamos ser “la casa Uribe”

No permitamos ser “la casa Arana”


Somos hijos e inquilinos, de esta patria maltrecha

Me duele como se desplaza al transeúnte por diestra y siniestra

Ya el caracol y su estrategia documentaron como ellos nos perciben

Ya dijo José Martí, nuestra historia escrita en sangre, así es América Latina

Un cardumen de desposeídos


Hoy el pueblo asevera a su Gobierno, mientras el mundo absorto revera

“Ahí tienen su hijueputa patria ensangrentada”

Catervas insulsas, palurdos fascistas

¡Paren ya! esta ignominia.


* Comunicador social y periodista, Universidad Surcolombiana. Especialista en Comunicación Organicazional de la Pontificia Universidad Javeriana

LA GUACHAFITA