• Luis Fernando Pacheco G.

Conversaciones en Paz: Carlos Julio González V.



Hablar de paz, reconciliación y memoria en un país como el nuestro siempre valdrá la pena. La Gaitana empieza una serie de diálogos con personalidades de la región, en torno a un balance sobre el estado de los Acuerdos del Teatro Colón y los retos que el Estado y la sociedad deben enfrentar para avanzar en una paz que vaya más allá del silenciamiento de los fusiles.


En esta primera edición conversamos con Carlos Julio González Villa, excongresista, ex Gobernador del Huila (durante el periodo de firma e implementación de los Acuerdos: 2016-2019) y quien actualmente se dedica a la vida académica como profesor universitario e investigador en temas de psicología clínica, su campo de ejercicio profesional.


Luis Fernando Pacheco, Profesor universitario también, ex jefe de la Oficina de Paz y Derechos Humanos de Neiva y columnista de nuestro portal conversó con él en torno al impacto del daño emocional, los retos del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de No Repetición, de las debilidades estructurales del Estado y hubo tiempo hasta para hablar de política.


Luis Fernando Pacheco: Unos muy buenos días y una cordial bienvenida a un buen amigo huilense, el exgobernador Carlos Julio González Villa. Nos acompaña el día de hoy, para empezar esta colección entrevistas, para hablar de diversos temas en torno a la paz, la memoria y la reconciliación en Colombia. Este especial se graba en primer lugar por el portal independiente la Gaitana, les habla Luis Fernando pacheco, Dr. Carlos julio bienvenido a este espacio un gusto tenerlo con nosotros.


Carlos Julio González Villa: Dr. Pacheco, muchas gracias por su invitación. Con muchísimo gusto estamos aquí bueno esperamos que sea muy interesante lo que podamos conversar.


LFPG: Muchísimas gracias, nosotros consideramos que tuvo usted un periodo vital en el departamento del Huila, y es que le toco ser el gobernador del posacuerdo, de los años posteriores a la firma del acuerdo del teatro colón han pasado ya casi 5 años, recién cumplimos 4 en noviembre pasado, ¿cuáles cree usted que es el balance frente a la firma de los acuerdos del teatro colón?


CJGV: Sin duda es uno de los grandes momentos en la historia de nuestro país, asistimos con la esperanza y con alegría de ver cerrándose un ciclo complejo y doloroso para el país. Yo, además de haber incursionado en el escenario del servicio público también soy psicólogo y psicoterapeuta, y mi área de trabajo siempre ha estado alrededor de trauma complejo. Entonces tuve la oportunidad de tratar en mi consultorio y en los diferentes espacios donde trabajé. Las crisis producto de la violencia y tantas dificultades que han vivido y vivimos en el Huila, y que generaron tanto dolor y tanto trauma en tantas familias y personas. Así que asistíamos no solo desde el escenario público, sino también desde mi actividad personal, y desde el complejo escenario de un mundo psíquico y además comportamental, y además desde el Huila, por todo lo que hemos vivido en los años anteriores a un momento donde la esperanza acompaña la alegría a un proceso de cierre de un periodo complejo para el país.


El balance es hoy preocupante sin duda alguna, vemos que las ventajas que inicialmente pudimos contemplar para el caso nuestro, una reactivación del turismo. Una generación de nuevos escenarios de desarrollo, cuando somos un departamento productor eminentemente agrícola. Y ver como se empezó a desatar esa alegría y emoción por nuevos. Procesos productivos, reconciliaciones ciudadanas en regiones y territorios de gran complejidad, nos daba la esperanza de un mejor presente y futuro. Pero hemos visto como poco a poco ha disminuido la calidad de compromiso con este proceso. Y aun noto de un sector de una cierta desilusión, de una incapacidad de ver lo positivo que trae una solución a un conflicto tan complejo. Que incluso ha sido objeto al estudio de una maestría en la USCO, ha sido objeto de estudios muy interesantes por la complejidad y profundidad del mismo.


Entonces uno ve como los movimientos sociales, cultural, el desarrollo comunitario, el trabajo de relacionamiento con comunidades indígenas tomaba otra perspectiva, vemos lamentable que hay una desaceleración, no solo en ánimos, también en compromiso y resultados. Y eso va acompañado por lo que todos presenciamos en los medios diariamente, la perdida de vida de líderes sociales, como se ha ido fracturando la unidad de criterio en relación con la reincorporación y desmovilización, el nacimiento de disidencias, la dificultad para implementar el acuerdo y lo pactado. La generación de verdaderos procesos de compromiso institucional, pero sobra decirle que para mí ha sido… me ha defraudado el no ver el desarrollo de los municipios priorizados. En el Huila solo quedo Algeciras lamentablemente, y ver que igualmente el mismo sigue sumergido en un deterioro, ver cómo ha retrocedido y ver que esta víctima en el terror nuevamente. Además de ver que la inversión PDE no ha llegado Y ver que esa planificación armónica se ha quedado en el papel y no ha aterrizado en la realidad.


LFPG: ¿faltó compromiso institucional o hay problemas de comunicación entre el estado nacional los territorios doctor Carlos Julio frente al tema PDE por ejemplo?


CJGV: Hay de todo, ha faltado Apropiación emocional por parte de los ciudadanos en relación con las virtudes y las ventajas de un acuerdo de paz. En relación de lo que ello trae en reducción del sufrimiento y reducción de las consecuencias de un conflicto, de la guerra. Ha faltado apropiación de ese fenómeno tan grande como lo es la paz misma. Habría que leer a Tolstoi, Para entender la perspectiva de que emocionalmente es la guerra y emocionalmente es la paz. Yo creo que ahí ha faltado una verdadera apropiación emocional de lo que significa la paz. Ha faltado articulación, ud lo señala y es un diagnostico que vemos cada día más, no hemos podido desarrollar los planes, ha faltado comunicación, ha faltado claridad de propósito comunes, pero se ha perdido la confianza. Lo cual es muy grande, pues un acuerdo de paz se basa en la misma, y se ha perdido esta. Y si se pierde la pierden los ciudadanos, las partes entre sí, dentro de las partes y uno escucha diferentes discursos dentro del mismo fenómeno.


LFPG: ¿Cómo ve Usted el proceso de reincorporación de esos hombres de las filas de FARC que se comprometieron con el proceso y que de manera coordinada y progresiva si han cumplido la paz y se han reincorporado como en otros del compromiso tanto de ellos como el estado y la sociedad hacia ellos?


CG: No es fácil, porque por supuesto hay cicatrices y algunas profundas. parte de lo más difícil es el cierre de esas heridas, destacar la verdad, esa ha sido la parte más compleja. por eso trabajamos en el escenario de la memoria hoy la verdad para calificar las causas que generaron estas violencias. Sin lugar a dudas, podemos decir que hay heridas abiertas, pero lamentablemente no se ven desde lo positivo, sino que siguen desde la herida abiertas. En el Departamento del Huila, vimos hombres y mujeres dispuestos a trabajar, la formación de ideas de desarrollo productivo. Incluso desde la institucionalidad quedaron recursos dirigidos a esos proyectos. pero lamentablemente se ve que se sigue presentando la dificultad en relación con el legítimo orden de convivencia. Ahí es donde esa parte no ha jugado el papel de formación de una nueva ciudadanía dispuesta a pasar la página, a aceptar y a comprender el fenómeno. No necesariamente para perdonar, para entenderlo.


LFPG: En materia de víctimas gobierno y el congreso nacional acaba de renovar y el gobierno sancionar la prorroga la ley de víctimas por 10 años más sin embargo órganos de control y sociedad civil son muy críticos frente al avance de la misma, incluso se decía que ni siquiera doblando los 10 años en alcanzar la mitad de esas víctimas reparadas. ¿Qué hacemos con esas víctimas pendiente del conflicto que en el huila es una cifra alta que nos supuso a Usted y a mí en un trabajo titánico?


CG: Digámoslo que ya la concepción de formalizar las víctimas lo que significan en su dimensión de sufrimiento, de derechos, de reparación, fue un paso fundamental para el país. Es tan importante que es otro de los modelos que ha sido objeto de estudio.


Obviamente sabíamos que los recursos económicos para generar la reparación eran muy grandes, de hecho solo identificarlas fue todo un reto, ahora, como continuar financiando lo procesos de reparación, no solo económica, también los emocionales, es otro de los grandes desarrollos en los que ha habido un gran rezago.


En el Huila ha habido avances muy positivos, primero porque la mesa departamental ha tenido una composición muy heterogénea, que ha logrado acercar incluso partes afectadas y que estaban polarizadas en el conflicto. Y me parece que es de los saldos pedagógicos que ha dejado la mesa departamental. Cuando hay unidad y voluntad, se ven los resultados, en nuestro caso, se destacaron a nivel nacional unidades productivas, pero acompañadas integralmente. No es darles una maquina de coser o un aparato para hacer pan o procesar cualquier otro tipo de producto. Sino es el acompañamiento integral a la reconstitución familiar, no solo al trabajo para el ingreso económico, sino al trabajo como un proyecto de vida. Tuvimos un número muy importantes y espero que estén funcionando y que no ocurra con la desmovilización del M19, que esas unidades productivas tuvieron vidas muy cortas.


En mi época hicimos mucho esfuerzo para acompañarlos, por trabajar articuladamente y yo creo que ha sido continuado. El trabajo de los 10 años continúa, lo que implica un involucramiento muy fuerte de organizaciones de víctimas, de la institucionalidad, así como usted lo señalaba en su pregunta, es muy importante esa articulación, esa comunicación para seguir avanzando.


Pero es una buena noticia los diez años [de prórroga], recuerde que hubo incertidumbre porque fuese muy poco, a pesar de lo corto es una muy buena noticia y a utilizarlos de muy buena manera y que sirva para avanzar.


LFPG: 2021 es un año importante para este balance de pagos porque la JEP (Jurisdicción Especial para la Paz) ha empezado a promulgar autos y probablemente fallos quizá dentro de este mismo año a los diferentes actores del conflicto. Adicional a ello a final de año, esperamos la entrega del informe de la Comisión para el esclarecimiento de la Verdad ¿Qué balance hace Usted del sistema integral de verdad justicia reparación y garantía de no repetición?


CJGV: Yo ya no soy autoridad, entonces me informo es a partir de los medios, y la información recibida es que está funcionando, está operando. Es que logró el objetivo para la que fue concebida, en la medida en la que está funcionando y tomando decisiones, esta adquiriendo confianza del pueblo colombiano en las decisiones que puede y seguirá tomando.


Siempre he dicho que el Estado democrático se basa en las fortalezas de sus instituciones, y que la justicia sea independiente, que tenga verdadera autonomía. O sea con verdadera separación de poderes, eso va para toda la justicia en general, lo que vemos es que está funcionando y dando pasos en hacerse con la confianza de los ciudadanos.


Igual su objetivo no es ese, no se basa en tener adeptos, se trata de que haga el papel para el que está diseñada, pero ha ido ganando confianza.


LFPG: ¿Cómo percibe este del tema de la polarización , el fenómeno de los discursos agresivos entre distintas partes que es un fenómeno global y cómo cree usted que esto va incidir en el año electoral que comienza?


CG: La polarización está basada en posiciones acerca de la concepción de la paz y de la no paz, y no basada en concepciones del Estado, eso es lo preocupante. El discurso polarizante ha opacado la capacidad argumentativa y la capacidad crítica de saber lo que cada posición ofrece, o cada posición plantea.


El gran tema de este país hoy, en la mitad de una pandemia tan dolorosa como al que estamos transitando, debería ser cual es el modelo de nación en relación con los servicios de salud con el sistema de salud que tenemos. Eso sería por ejemplo cada polaridad nos está ofreciendo, o cual es el alcance que los colombianos merecemos, cual es el alcance de la salud publica en Colombia. Cuál es el modelo de promoción y prevención de la salud, con la pandemia quedo desnudado la precariedad del modelo de salud y a vulgaridad de la oferta y demanda como concepción mercantil y comercial de la salud de los colombianos. Y mire usted a quien más golpeo el covid es a quien menos tuvieron acceso a la promoción prevención de su salud, hipertensión, sobre peso, problemas de sistema inmune, están relacionados con estilos de vida, de alimentación. Cuál es el sistema de salud pública que Colombia frece hoy, ejemplo desde las finanzas públicas estatales en relación con el modelo hospitalario del país, cual es la relación con los privados, cuanto estamos dispuestos a pagar los colombianos por la intermediación de la EPS.


Recuerdo cuando fui senador por el 2010, que la por la sola intervención las EPS se quedaban con 12 billones de pesos anuales, por solo intervenir. A mí eso me parece criminal, en qué momento dejamos en las manos de la EPS la promoción y prevención, cuando lo único que hacen es seguir maquillando sus ingresos vs sus oportunidades. Las EPS consisten en negar servicios, entre más nieguen más ricos se hacen, ejemplo cual es el poder de salud y que se ofrece en materia de salud.


Hoy en pandemia estamos viendo es modelo económico perverso. Fracasó en Chile, pero acá seguimos en el mismo camino. Uno de los temas más graves hacia el futuro, el modelo pensional colombiano, cual es papel que juega los fondos privados y porque hemos permitido que los fondos privados (que son generalmente los dueños de la banca), administré el futuro precario de los colombianos, allí hay una bomba de tiempo, ofrecíamos un sistema depilares, diferente al que hoy tenemos. 3, cual el modelo que ofrecemos de relación entre el sistema bancario, el Estado y la sociedad, otro de los teas que ha quedado desnudado en la pandemia. Los únicos que han obtenido utilidades son los bancos, y lo hacen cuando aprietan al ciudadano común.


Son los que en otras cosas les está sirviendo la crisis, porque como en el UPAC, se están llenando de la riqueza per capita de la población colombiana, quienes les ha tocado entregar sus propiedades, porque no han podido pagar las ultimas cuotas. Solamente he hablado 3 escenarios, y no he hablado de educación.


LFPG: Es el siguiente tema, ya que fue su fortaleza en el Plan de su gobierno departamental. Yo quisiera conversamos un poco de esa ausencia.


CJGV: ¿Cuál es el modelo de educación colombiano? Ese es otro de los temas que ha quedado desnudado con la pandemia, la precariedad de la educación rural en Colombia, la desigualdad entre la educación pública y privada, la falta de acceso al siglo XXI, de herramientas tecnológicas para el uso pedagógico. Ha quedado desnudado el complejo mundo de la salud mental DE maestros, la desarticulación entre padres de familia, maestros y estudiantes. Y además el modelo mismo del modelo, cual es el fin de la educación en Colombia, a que le aplicamos nuestro mayor esfuerzo, para que educamos y que pretendemos, que tipo de ciudadano esperamos tener cuando finalice el periodo. Ejemplo, la relación entre competencias cognitivas, académicas, afectivas o sociales.


Cuando hablamos de la falta de apropiación del proceso de paz, estamos hablando competencias sociales, básicamente estamos hablando de estas, el desarrollo del pensamiento crítico y de inteligencias múltiples desde la educación, que tipo de ciudadanos estamos respaldando. Qué tipo de ciudadano estamos formando, únicamente el que necesita el mundo empresarial. O estamos formando como lo demostró una universidad, que el 65% de las personas no trabajan en lo que les gustaría trabajar, ni en lo que los hace felices, ni donde desarrollan su proyecto de vida, sino que esto está en una competencia diferente a la que tienen o subvalorado las competencias que alguien pueda desarrollar. Esto quiere decir que 6 o 7 de cada 10 personas no trabaja en lo que le gusta. Y es culpa del modelo de educación. Y esta discusión no lo he observado dentro de las posiciones polarizadas. No hablo de estatizarlo o privatizarlo, estoy hablando de cuáles son los fines de la educación, hacia donde dirigimos los esfuerzos, esa es la pregunta fundamental.


LFPG: Doctor Carlos Julio, antes de irse yo le pregunto ¿Qué tanto se echa de menos la vida política ahora que está retirado ella en la academia?


CG: Desde la academia uno sufre menos, en la academia hay energía vital, mayor discusión, la academia da eso, un profesor mío, Guillermo Carvajal, con una obra que quiero recomendarle, “Cartas a Andrés de como formar un demócrata sin corromperlo”, él es un psiquíatra experto en psiquiatra juvenil, pero ha trabajado muy fuerte en psiquiatría del conflicto y violencia.


No sé si recuerda la etapa dura de El Salvador, él ayudo a construir el código juvenil penal, para ver como insertaban en los jóvenes una nueva concepción del Estado, también trabajo sobre justicia penal militar y tiene amplia experiencia en democracia. Él dice que la academia lo rejuvenece, el alma, además es muy interesante estudiar estos fenómenos que desde lo público se ve diferente.


La gran tragedia es que desde lo público, se mira con desdén la academia y no la ve como su gran aliada. Ahora digo nosotros, que miramos son sospechosamente a la política, y esas desconfianzas mutuas han traído política sin academia y academia sin política y es una de las grandes decepciones de nuestro país. Cuando uno va al banco a pedir un crédito, lo miran con aprecio, cuando va un político ya es diferente, dicen que valdría revalorizar su solicitud. Pero eso ha hecho que mucha gente buena se desestimule de ingresar al servicio público y es una tragedia. Que Usted le pregunte a sus alumnos cuales quieren estar en el servicio público y pocos alcen la mano, marca el desprestigio del servicio público. Que ha tenido como consecuencia que los menos capaces entren a tomar las decisiones por todos nosotros. Por eso insistió en meterle un nuevo sentido de respeto y trabajo mutuo.


LP: Doctor Carlos Julio, reiterarle mi más sincero agradecimiento en este espacio que nos acompañó en el portal La Gaitana conversando un poco de paz, de balance del proceso de paz, de memoria,

CJGV: Esperamos que no sea la última vez, que se repita.

________________________________________________________________________________


*Luis Fernando Pacheco Gutiérrez es colombiano de nacimiento. Académico por vocación. Abogado, Especialista en Desarrollo Personal y Familiar, Egresado del Curso Superior de Defensa Nacional de la Escuela de Defensa Nacional y maestrando en Relaciones Internacionales. Ha sido docente, investigador y directivo de instituciones educativas y universidades de Colombia y Argentina. Actualmente se desempeña como investigador de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad en Colombia.


Miembro del equipo fundador del Portal Independiente La Gaitana.

LA GUACHAFITA
  • Facebook Social Icon

Copyright 2018 La Gaitana Portal. Todos los derechos reservados

¿ESTÁ CULIMBO? CUÉNTENOS