• Luis Humberto Perdomo*

Permanencia estudiantil y matrícula cero. Una tarea de Luis Enrique Dussan.


Foto: comunicacionesusco.edu.co


Por estos días en las corporaciones departamentales y municipales se debaten las propuestas de Plan de Desarrollo de las entidades territoriales para su respectiva aprobación. De manera atípica gobernadores y alcaldes afrontan una realidad que requiere de su capacitad administrativa y ejecutiva para responder a las necesidades sociales producidas por la pandemia del Covid-19.


Uno de los sectores que ha suscitado serios debates en el país debido a la inequidad para su acceso, es el de educación. La brecha para su acceso es notable, subordinado a la ubicación geográfica, estrato social, grupo poblacional al que pertenecen las personas. Dando lugar a obstáculos para el desarrollo de actividades académicas en tiempos de pandemia debido a la brecha tecnológica que tiene el país.


Para el contexto de Educación Superior, una de las tareas que tienen los gobiernos territoriales y las universidades es gestionar estrategias que potencien la permanencia estudiantil ante las significativas tasas de deserción. En el departamento del Huila de acuerdo con las cifras del Plan de Desarrollo tomada de SPADIES tenemos una deserción estudiantil Universitaria de 8,63%, y se ubica en un poco más de 15% la técnica profesional y tecnológica. En contraste con el panorama actual, se han desarrollado diagnósticos que prevén la deserción estudiantil, para el caso de la Universidad Surcolombiana se ha considerado una posible deserción en un 45% de la comunidad estudiantil para el próximo semestre.


En la actualidad, de acuerdo con los mismos datos del Plan de Desarrollo Departamental Huila Crece 2020-2023 la población que se encuentra en educación superior (técnico, tecnológico, universitario) es de 37.698 personas. De las cuales se considera que alrededor de 22.000 personas están en instituciones públicas como Universidad Surcolombiana y el SENA.


Con base en esto se ha planteado en el transcurso de los últimos días la Creación de Fondo para la Gratuidad de la Educación Superior para financiar la matricula en al USCO, cuyas fuentes de financiación sean diversas, entre las cuales se consideran Presupuesto de Departamento y Recursos del Orden Nacional. Para el caso de la Universidad la apuesta con la información actual, es acceder a 7 mil millones de pesos para solventar la matricula cero, pues, de acuerdo con la proyección en el presupuesto de la Vigencia 2020 este sería el ingreso por concepto de matrícula para el semestre 2020-2, sumado al faltante por recaudar en el 2020-1.


En el marco de la colaboración armónica entre las diferentes entidades territoriales y la articulación institucional es imperativo el llamado al gobierno departamental a fomentar la permanencia estudiantil desde su Plan de Desarrollo y claramente su presupuesto, de esta manera, está en la siguiente imagen el programa que en el Plan de Desarrollo corresponde a Educación Superior.



Tomado de propuesta de Plan de Desarrollo Departamental 2020-2023 “HUILA CRECE” presentado a Asamblea Departamental


Revisando este programa, encontramos que tiene 3 productos y 2 de estos responden a la necesidad de potenciar la permanencia estudiantil. En el segundo producto, se considera Apoyo financiero para el acceso y permanencia a la educación superior o terciaria con una meta de 700 beneficiarios y partiendo de una base de 540. Sin embargo ¿Esta meta es proporcional a la realidad? Una realidad en la que tenemos 22.000 estudiantes en instituciones públicas del departamento.


El segundo producto es Servicio de apoyo financiero para el fomento de la graduación en la educación superior o terciaria la meta del cuatrienio está en 6000 beneficiarios y partiendo de una base de 2.511, lo que nos indica que al final del cuatrienio tendríamos 8.511 beneficiarios. Esta meta se aproxima un poco a la población de estudiantes en instituciones públicas. Pero, encontramos que este producto estaría orientado para el fomento de la graduación ¿Graduar a quién? Ante un panorama en el cuál hablamos que la deserción estudiantil se acercaría a la mitad de la comunidad estudiantil para el caso de la Universidad Surcolombiana, el reto ahora es asegurar la permanencia estudiantil y debería estar de manera precisa en el programa.


De acuerdo, con este panorama también es necesario revisar la financiación que tiene este programa, pues, de acuerdo con el Plan Plurianual de Inversiones las fuentes de financiación recaerían principalmente en Rentas Propias y Cofinanciación, por lo cual sería importante que a través del Sistema General de Regalías se pueda aumentar el presupuesto que permita incrementar las metas del cuatrienio con el propósito de que estas estrategias impacten a un mayor número de estudiantes siendo proporcional a la población estudiantil.


Otra de las tareas del Gobierno y la Asamblea Departamental en el marco del debate estaría en revisar que los recursos del Fondo Jenaro Díaz Jordán puedan ser destinados de manera transitoria para financiar el Fondo para la Gratuidad de la Educación Superior.


Una pandemia que pone de manifiesto la desigualdad en el sistema de educación en Colombia, requiere de decisiones, estrategias y programas que minimicen y a futuro reduzcan las brechas en la educación. Sin desconocer que en la actual coyuntura abrirá paso a la apertura de espacios de enseñanza en línea, sistemas de calificaciones, replantear relaciones entre estudiantes-institución a partir de estrategias y acciones para un verdadero bien-estar, entre otras discusiones.

* Estudiante de ciencia política, Universidad Surcolombiana




LA GUACHAFITA
  • Facebook Social Icon

Copyright 2018 La Gaitana Portal. Todos los derechos reservados

¿ESTÁ CULIMBO? CUÉNTENOS