• Katherin Rojas*

El COVID-19 desde la óptica de una empresaria huilense



Foto: Archivo Personal


Soy Katherine Rojas, tengo 24 años y llevo casi la mitad de mi vida luchando por el sueño de emprender mi propio negocio, me he aliado en ese camino a personas extraordinarias con las que he encontrado en el trabajo fuerte y la unión la mejor estrategia para salir adelante, pero además contribuir económica y socialmente a la construcción de un mejor país.


He trabajado incansables horas por cumplir con el pago de la nómina de las personas que sueñan a mi lado. He tendido un plástico para vender en la calle y he caminado largas horas por todo el país con una maleta de más de 40 kilos, con el único fin de poder llevar mis productos a más personas. Usé créditos, mis ahorros y los de las personas que me han apoyado. He pasado días de largo con una taza de café en la mano y con un lápiz en la otra, creando ideas y estrategias para mejorar mis productos y procesos. Me ha enfermado pensar como cumplir con el pago de mis impuestos. He invertido incontables horas con contadores, socios, clientes y colaboradores. He pasado varias noches sin conseguir dormir pensando en cómo mejorar mis productos, pagar mis deudas o mejorar las condiciones de trabajo de mis colaboradores. He dedicado gran parte de mi tiempo a dar charlas que motiven a otros a luchar por sus emprendimientos. Usé mis utilidades en marketing y publicidad para que más personas conocieran mi trabajo. He cometido errores en el proceso, tanto económicos como de toma de decisiones, pero me he levantado. He llegado a mi casa frustrada por un proyecto o idea fallida y he celebrado por el éxito de otros. He despedido gente y le he dado la oportunidad a otra de remar este barco conmigo. He soportado críticas y me he reconfortado con las felicitaciones.


Foto: Archivo Personal

Hoy para mí y muchos otros Colombianos ese sueño se desdibuja y nos pone en frente un panorama atemorizante, vivo en un país de gente emprendedora y pujante que ha encontrado en el emprendimiento la única estrategia para conseguir sus sueños, en ese mismo país donde el 90% del empleo es generado por pequeñas y medianas empresas como la mía, que además se echa al hombro el 35% del PIB, hoy hay incentidumbre.

Por supuesto, en momentos como este donde todos nos encontramos llenos de miedos e inseguridades, debe primar la vida e integridad de cada Colombiano y sus familias; sin olvidar que ha llegado el momento de unirnos como sociedad y buscar soluciones consensuadas entre gobierno, empresarios, trabajadores y banca para afrontar esta crisis y apoyarnos todos como colombianos, solo así lograremos superar este difícil camino como el país perseverante que somos.

Hoy, vendedores informales, empresarios de todos los gremios y comerciantes independientes nos encontramos con la incertidumbre de no conocer el destino de nuestros negocios, pero estoy segura que nuestra capacidad resiliente y persistente nos permitirá junto al gobierno generar estrategias para mitigar las pérdidas económicas que generarán los pagos que debemos continuar realizando mientras las actividades de nuestras empresas y emprendimientos se encuentren frenadas.

Ahora más que nunca, es indispensable que nosotros como sociedad y como empresarios tomemos conciencia, que conjuntamente con el gobierno y apoyados en las millones de manos de trabajadores que luchan día a día en la construcción de este país, recae la responsabilidad y el enorme reto de poner a andar este país nuevamente.

Aunque el esfuerzo será aún más grande, el trabajo será aún más difícil y el compromiso será mayor, la unión de todos los actores nos permitirá superar esta crisis social y económica que afecta a todos los colombianos por igual.


* Katherine Rojas es oriunda de Pitalito, creadora de la marca Mommy Glam y co creadora de la empresa INCOLNOVA SAS. Diseñadora de moda, técnica en matemática pura.


LA GUACHAFITA