• Carlos Tobar

¿Estamos preparados para el riesgo de pandemias?


Foto: Cortesía Caracol Radio.


Les cuento que estoy atortolado. La OMS le ha pedido al mundo prepararse para una pandemia. El gobierno colombiano siguiendo la orientación del organismo de salud mundial, ha elevado de bajo al nivel medio la alerta de presencia del último virus, el Covid-19, en el territorio nacional. Un contagio que se está expandiendo a gran velocidad desde su lugar de aparición, China, no solo por el continente asiático, sino en Europa, Oriente Medio, y Norteamérica.


He sido a lo largo de mi vida un lector apasionado y, uno de los temas de mi afición es la historia. Un tema que sobrecoge es el de las epidemias. Las pestes que asolaron Europa en la edad media, tienen múltiples reseñas en la literatura, pero también en el cine. Las imágenes son asoladoras y aterran.


De igual manera, las referencias a los efectos de las epidemias sobre los pueblos, tienen uno de sus momentos culminantes en la conquista de América por el imperio español, donde los estudiosos han probado que de los 100 millones de habitantes que había originariamente, al final de ese período, quedaron 20 millones. Uno de los “genocidios” más aberrantes de la historia universal. La causa de la mayor parte de las pérdidas de vidas nativas fueron las epidemias traídas por los europeos, para las que los organismos indígenas no tenían mecanismos de defensa.


Más recientemente, a comienzos del siglo XX, finalizando la Primera Guerra Mundial Imperialista, la conocida como “gripa española” mató a 50 millones de personas, más que los muertos de esa conflagración global. A lo largo del siglo pasado, en la medida que la población crecía de manera exponencial, parte de las batallas importantes, ganadas en gran medida por la humanidad, han sido las sanitarias.


Pero, siempre ha estado rondando la siniestra sombra de las pandemias, entre otras cosas porque a la par de los avances en los antibióticos los virus y bacterias desarrollaron por mutación resistencia a esos medicamentos. El riesgo ha estado ahí.


El Coronavirus, Covid-19, un virus para el que no se tiene aún ni tratamiento efectivo, ni vacuna, tiene la particularidad de que su contagio es de gran velocidad. No se sabe cómo, pero su velocidad de expansión es sorprendente que, es otra de sus características, su gran agresividad.


En un país como Colombia, donde por los recortes de recursos económicos, los servicios de prevención sanitaria son altamente deficientes, v.gr., las epidemias parcialmente controladas de dengue, o la reaparición de enfermedades que creíamos superadas como la tuberculosis, preocupa la capacidad real de respuesta a una pandemia como la que estamos reseñando.


Ojalá, el gobierno se prepare con seriedad y, a la par de los llamamientos a la prevención se destinen los recursos, suficientes y necesarios para el funcionamiento adecuado del sistema de salud pública. Que al final del ejercicio la población colombiana no perezca “como moscas” de forma parecida a la conquista española que narré arriba.


LA GUACHAFITA