• Jacobo Quintero Manchola*

En la era digital la relación con el público es entre iguales: Ronderos


Foto: Cortesía de Jimmy Tengono

La 14º edición del Festival de Cine de Neiva Cinexcusa, tuvo como invitada especial a la periodista Maria Teresa Ronderos, quien se ha desempeñado como editora general de la revista Semana como también editora política de El Tiempo. Creo el portal especializado en procesos electorales, Votebien.com, Fue directora de Verdadabierta.com y columnista de El Espectador hasta el 2014. En la actualidad dirige un programa de periodismo independiente del Open Society Institute. Ha sido ganadora del premio Simón Bolívar, Rey de España, Lorenzo Natali y Premio Maria Moors Cabor. Es maestra de la Fundación Gabo-FNPI.

En rueda de prensa Maria Teresa Ronderos respondió preguntas relacionadas con el fenómeno de migración por el que está pasando Colombia, el papel de los diferentes medios de comunicación en este proceso y la crisis que están pasando estos últimos, a continuación, algunas de las preguntas y respuestas dadas.

¿Cuál ha sido el papel de los medios de comunicación en la configuración del otro en el fenómeno migratorio que experimentamos?

Están mostrando un otro estereotipado, que todos los migrantes son pobres, que todos son ignorantes, todos son delincuentes potenciales, y eso obviamente es muy triste porque no es verdad. Pero también hay que ser cuidadoso y no generalizar, pues hay un esfuerzo de un montón de medios de contar historias muy distintas, sobre el aporte cultural, económico, etc. de los venezolanos, no creo que en Colombia todos estén construyendo ese otro así; también hay diversidad.

Los medios de comunicación están pasando por una crisis y se ha puesto sobre la mesa la discusión sobre cómo se financian estos, ¿Cómo se puede lograr esa independencia sin dejar a un lado el factor dinero que es indispensable para su funcionamiento?

Los medios tradicionales sabían que esta crisis se venía hace 15 años, porque por esta crisis empezó a pasar en los medios americanos y los medios europeos hace 15 años. Miles de personas vinieron, dijeron, advirtieron: "señores viene una crisis, prepárense, alístense, cambien de modelo de negocio, el modelo de la publicidad se les va a quebrar", y no tomaron precauciones, se demoraron demasiado tiempo y no entendieron el mundo digital - de manera general, hay algunos que si - la gran mayoría están ahora echando a su mejor personal, botando a sus editores con gran experiencia, echando periodistas a la masa. ¿Por qué? Porque no tomaron las precauciones, (cuando, a diferencia de los americanos que les toco la crisis y pum, los tomó sin aviso, acá tuvieron 15 años de aviso) porque implicaba cambiar su relación con el público, el problema no es la plata, es la relación con el público.

En la era digital la relación con el público es una relación entre iguales. Un medio es un simple alimentador del debate público y da y recibe dentro del mismo. Alimenta, da, recibe, conversa con su público, y la construcción de sentido y de verdad se hace con el público, no es “yo, señor sabelotodo, medio de comunicación le digo a la gente qué tiene que pensar y qué tiene decir, cómo tiene que pensar, cómo tiene que decir y le digo qué está bien y qué está mal”. Ellos no cambiaron ese chip, muchos de ellos siguen pensando así. Entonces, el periodismo si puede hacer un aporte en información muy importante para el debate público, esencial para el debate público, pero eso no quiere decir ni le da derecho de decirle a la gente como y que tiene que pensar.

Yo creo que es ahí, en ese cambio de chip es donde los nuevos medios de comunicación digitales han irrumpido y han robado la audiencia a muchos medios tradicionales. Ya lo estamos viendo, en muchos sitios la gente confía – entre más joven más confía- en medios digitales como la Silla Vacía, Opinión Pública, Cuestión Pública o en los medios regionales, en Pereira en La Cola de Rata. Están confiando en esto, ¿Por qué? Porque sienten, o en un columnista o personaje que conocen, que es un diálogo que tienen con esa persona, no es un medio todo poderoso que encima terminó con un montón de conexiones con el poder político y económico tradicional que eso lo hace aún más sospechoso o menos interesante para la gente.

La información tiene que ser transparente e independiente y la independencia la da la plata. Hay miles de maneras de conseguir el dinero, es difícil, he montado varios medios independientes, ahora me encuentro en el proceso de montar uno latinoamericano, es difícil, hay toda la filantropía y cooperación internacional, pero también hay modelos como la membresía, el fondeo a través de la audiencia, pero también hay cafetería, vender camisetas, hacer teatro, hacer periodismo performativo. Yo he compilado una lista de 20 maneras de tener plata, así que hay muchas maneras y mucha energía ahí.

La peor manera es doblegar tu agenda editorial para darle gusto a los políticos locales para que te den pauta o darle gusto a los empresarios locales para que paguen pauta y jamás criticarlos, algo que está pasando en muchos medios del país, donde se autocensuran para no perder la pauta publicitaria, del alcalde, gobernación o del empresario de la zona, y eso mata el periodismo, esa gente se está enterrando, es pan pa’ hoy, pero hambre para mañana. Hoy salvan el periódico, tele o radio a corto plazo, pero a largo plazo, como la gente ya tiene voz, te abandonan, porque ya saben que no estas contando la verdad. No hay nada que hoy la gente olfatee más rápido que cuando la gente oculta la verdad.

¿Qué tan viable es en Colombia el método de suscripción en los medios de comunicación?

Mucha gente se está yendo a este método de membresía y suscripción y es complicado porque llega un punto en que la ciudadanía no puede estar pagando a cuanta persona este montando su medio. Primero, hay que hacer alianzas, hay que unirse, no que cada uno tenga su portal, eso no funciona, no hay ciudadanía que aguante 17 portales en Neiva, pero si todos los que tienen el blog, portal, pagina en Facebook se juntan y arman algo estructurado y completo y empiezan a ofrecerle a la ciudadanía información que les sirve, yo creo que tienen un chance muy bueno de tener eso, la gente puede no estar dispuesta a pagar $5.000 por la suscripción pero si por ir a la obra de teatro o a escuchar al periodista a hablar. Hay muchos medios en el mundo que están haciendo eso, están inventándose miles de maneras de contar el cuento y que aprecie el periodismo de verdad.

* Estudiante de Derecho, Fundación Universitaria Navarra.


LA GUACHAFITA