• Santiago Peña*

La noción de la juventud como sujeto histórico


Foto: Cortesía NuestrasNoiticias.co

La emergencia del grupo social “juventudes” se ha dado a través de un proceso dinámico, diferenciado y sin fin, que lo constituye como sujeto histórico en las luchas de poder de las sociedades. Es un proceso dinámico por los ritmos e identidades diversas que se generan según el contexto donde ocurre, las causas por las que se da y las consecuencias que se desarrollan, y los modos en que se movilizan los jóvenes ante su situación social y política. Es un proceso diferenciado porque no ocurre de la misma manera en las distintas clases sociales, o en la localización territorial (urbana-rural), o desde la identidad racial o de género. Es un proceso sin fin, ya que éste está y seguirá en producción, es dialéctico en cuanto se constituye como una respuesta a las condiciones que se generan en cada época.

La revolución industrial no se hubiera consolidado si las grandes capas de jóvenes urbanos en Europa no hubiesen entrado en el mercado como mano de obra barata. No podemos hablar de la creación de la Universidad Surcolombiana sin referenciar las grandes manifestaciones sociales y políticas de los jóvenes de las barriadas y los colegios que exigían educación superior pública en el Huila. Sería inconcebible desestimar el movimiento juvenil por la Séptima Papeleta como una antesala para la creación de la actual Constitución Política que nos rige. Los mayores problemas de la sociedad colombiana atraviesan a los jóvenes directamente como víctimas, pero también como potenciales agentes de cambio: el aumento de los cultivos de uso ilícito, la crisis de la educación pública, el creciente desempleo, la inseguridad social, las lejanas garantías para el arte y el deporte que se las carcome la corrupción.

De esta manera, no se puede comprender lo juvenil en la historia por sí mismo, es decir, no es un grupo social aislado que se produce como sujeto en sí, ni se elabora sin pertenencia a una clase social, a una raza, u otros atributos de identidad; por consiguiente, la conceptualización del joven y lo juvenil se adecua a las tensiones que caracterizan a cada época desde lo político, social y económico.

LA RELACIÓN ENTRE MOVIMIENTO Y ELECCIONES

En el escenario de la acción política, podemos concebir, en general, dos formas de participación política de los jóvenes. Por un lado, un enfoque estado-céntrico que determina un paradigma formal de la participación política, en donde el orden institucional es en donde se desarrolla la incidencia de los jóvenes cuyos escenarios se dan en la participación electoral, la afiliación a partidos políticos y la gestión social desde el Estado y el gobierno. Por otro lado, el enfoque socio-céntrico determina un paradigma informal de la participación política, en donde busca desatar la capacidad transformadora desde espacios de democracia directa en oposición a lo instituido, que transforme el orden establecido y le dé preponderancia al sujeto como actor trasgresor, basado en la intencionalidad de cambiar el status quo, redefiniendo espacios públicos y prácticas ciudadanas, con el sentido de lo colectivo y con la valoración de la pluralidad en búsqueda de la equidad.

Ahora bien, en el contexto electoral se refleja en mayor medida los vínculos y las contradicciones entre el sistema político y los movimientos sociales. Los proyectos institucionales que profesan los candidatos y las demandas ciudadanas que exigen los actores sociales, se configuran en campos de tensión y de debate, en donde es fundamental posicionar en la agenda pública las demandas, apuestas y propuestas del movimiento juvenil que deberán convertirse en políticas públicas con clara orientación al reconocimiento de las culturas juveniles como expresión diversa de un repertorio e identidades propias y autónomas al Estado, la garantía de derechos sociales y económicos, y la profundización de la democracia y la participación política.

En este sentido, colocar en la agenda pública los temas relevantes para el movimiento juvenil con los candidatos a la Gobernación del Huila y la Alcaldía de Neiva significa resaltar en los jóvenes el carácter de sujetos políticos que adquieren al enfocar su reconocimiento social y acción política con componentes propios y distintos a los de las instituciones diferenciándolos de ellos en sus contenidos y objetivos, y a su vez, reconocer la capacidad institucional y establecer mecanismos de incidencia en las decisiones públicas del Estado y del Gobierno por medio de compromisos públicos que determinen la puesta en marcha de políticas públicas por medio de los planes de desarrollo.

Es por esto que luego de aprobar la Agenda Juvenil de Paz Territorial en el IV Festival Departamental de Juventud en abril de 2019, la Mesa de Unidad Juvenil del Huila y la Plataforma Juvenil de Neiva con la participación de la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios, el colectivo Globo Verde, Athenea, Pull The Plug, COBIDA, el Consejo Superior Estudiantil de la Universidad Surcolombiana, el Consejo Estudiantil de Psicología, la Escuela Política de Utrahuilca, el Colectivo Feminista Quinchana, COSUR, Neiva Cívica, Juventud Rebelde y el Movimiento Estudiantil Inemia – 8 de Junio, con apoyo de la Corporación Casa de la Memoria y los Programas Agenda Social Regional y Ciencia Política de la USCO hemos convocado como acción colectiva del movimiento juvenil el Foro Juvenil con Candidatos a la Gobernación del Huila y la Alcaldía de Neiva “Los jóvenes preguntamos, las jóvenes proponemos” que se realizará el miércoles 18 de septiembre a las 6:00 p.m. en el Auditorio Olga Tony Vidales de la Universidad Surcolombiana, con los siguientes objetivos: 1) reagrupar el movimiento juvenil para colocar en la agenda pública sus reivindicaciones y fortalecer su capacidad organizativa; 2) generar un diálogo democrático entre los candidatos y el movimiento juvenil que fortalezca el voto informado y consciente; 3) debatir las propuestas de políticas para la juventud que plantean en los candidatos en sus programas de gobierno; y 4) firmar un Pacto por la Juventud que reconozca unas líneas estratégicas y acciones concretas para la vida digna de los jóvenes huilenses.

ASPECTOS DEL PACTO POR LA JUVENTUD

En el Huila, según cifras del DANE, los jóvenes entre 14 y 28 años representan el 26% de la población total del departamento; son 328.528 jóvenes, de los cuales 167.490 son hombres y 161.038 son mujeres. Se ratifica como un segmento poblacional importante que interactúa en los más relevantes espacios sociales, culturales y económicos, en asuntos como la educación, salud, deporte, cultura, empleo, emprendimiento, convivencia, medioambiente, educación sexual y reproductiva, participación política, ruralidad, modelos económicos, entre otros temas.

En estos momentos, la institucionalidad juvenil del Huila se sitúa en un Programa de Juventud adscrito a la Oficina de Asuntos Sociales de la Gobernación, y en Neiva en un Programa de Juventud adscrito a la Secretaría de Equidad e Inclusión Social de la Alcaldía, sin autonomía financiera ni administrativa.

Las líneas estratégicas del Pacto versan en un pilar enmarcado en un enfoque de derechos, mediante el cual el próximo gobernante se comprometerá a ejecutar sus políticas. Los ejes estratégicos son:

  1. Construcción de la paz e implementación del Acuerdo de Paz.

  2. Acceso al empleo, al trabajo digno y al emprendimiento con carácter social.

  3. Defensa de la educación pública.

  4. Defensa del territorio, el medio ambiente y mitigación del cambio climático.

  5. Arte, cultura y deporte para la vida.

  6. Reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos.

  7. Desarrollo rural integral y fortalecimiento de la capacidad productiva.

Asimismo, se definieron unas acciones concretas para formularlas e implementarlas en el Plan de Desarrollo, las cuales son:

  1. Formulación del Plan Decenal de Juventud en clave de un proceso de Constituyente Juvenil o Cabildo Abierto Juvenil, que recoja las experiencias de investigación académica, la participación política juvenil y las proyecciones presupuestales del Estado.

  2. Institucionalización de “Neiva Territorio Rock”, impulsando el Acuerdo Municipal que lo reglamenta y contribuyendo presupuestalmente en la realización anual de este Festival.

  3. Contribuir en el aumento de la Cobertura y Calidad de la educación pública, la implementación de la Jornada Única en condiciones dignas y la aplicación y ampliación del Fondo Jenaro Díaz y Ricardo Borrero para la educación superior priorizando a la Universidad Surcolombiana.

  4. Reglamentar la Tarifa Diferencial al Transporte Público para estudiantes de secundaria y universitarios por medio del Sistema Estratégico de Transporte Público y la Tarjeta Joven.

  5. Rechazo de megaproyectos hidroeléctricos y la práctica del fracking, permitir las Consultas Populares, declarar la naturaleza como sujeto de derechos, promover el uso de la bicicleta y el cuidado de los humedales por medio de Parques de Ciudad.

  6. Construir las Casas de la Juventud junto con herramientas y programas culturales, artísticos, formativos y deportivos que propendan por potenciar las habilidades de los jóvenes y ampliar la oferta cultural en busca de fortalecer la convivencia y el uso del tiempo libre.

  7. Mejorar las condiciones de salud y educación en las zonas rurales y fortalecer la economía familiar y las redes de mercados locales.

  8. Implementar la Ley del Primer Empleo e incentivar el emprendimiento juvenil con carácter social y solidario.

  9. Crear la Cátedra de Educación Sexual y Reproductiva en los colegios y universidades en donde se enseñe la sexualidad, el autocuidado, los métodos de planificación y el respeto a las diversidades sexuales y de género.

  10. Dinamizar el Sistema de Participación Juvenil brindando garantías para la realización de las Asambleas Juveniles, la operatividad de las Plataformas de Juventud, los encuentros permanentes de las Mesas de Concertación y Decisión, y la realización de las elecciones del Consejo Municipal de Juventud.

* Politólogo, Universidad Surcolombiana.


LA GUACHAFITA