• Juan Sebastián Arias P.

Hospital Universitario, el interés de los privados


La prioridad en las prácticas de los estudiantes de medicina de la Surcolombiana está en jaque por el interés incesante de instituciones privadas por acaparar los espacios de práctica donde la calidad es su mayor logro.

Foto: Cortesía Caracol.

*Este artículo fue publicado originalmente por el periódico Desde la U de la Universidad Surcolombiana.

El Hospital Universitario Hernando Moncaleano Perdomo (HUHMP), del departamento del Huila, se ha caracterizado históricamente por prestar sus servicios e instalaciones a los estudiantes de la Universidad Surcolombiana (USCO) para desarrollar con éxito sus prácticas académicas de calidad.

El matrimonio entre la Universidad Surcolombiana (Pública) y un abanico de instituciones privadas para conciliar las prácticas en el Hospital Hernando Moncaleano, es seguro hasta el momento, ya que se ha respetado el carácter prioritario de prácticas académicas para los estudiantes del sector público (Usco) y esporádicamente, para privadas.

Sin embargo, el volumen de arengas en la facultad de salud de la USCO ha connotado una álgida coyuntura. Una permanente convocatoria de Asambleas Generales por el Consejo de Estudiantes de Salud (Cefasu), Decanatura y estudiantes particulares de la presente facultad. Aquel interés asambleario surgió por una de las reuniones habituales de la junta directiva del HUHMP para dar luz verde al posible ingreso de estudiantes de medicina de la Universidad Navarra al Hospital Universitario.

Alejandro Poveda Conde, representante de (Cefasu), menciona: “Generó suspicacias que la junta directiva del HUHMP, el 30 de enero del 2019, haya agregado en el punto 'varios', un espacio de interlocución a la Sra. Sandra Navarro. Además, la presencia poco casual del Dr. Rodrigo Lara Sánchez, alcalde de Neiva, legitimó su intervención. Llegado el momento de la intervención, entró al despacho la Sra. Sandra con el Decano de medicina de esa Institución planteando que sus estudiantes de medicina pudieran hacer sus prácticas en el hospital. Ellos, sacaron la ordenanza del convenio docencia-servicio, interpretando: “Si bien el documento dice que se debe dar prioridad a la USCO, no especifica cuántas personas. Por ende, enfatizaron en lo importante que podría ser el intercambio cultural de las dos instituciones”, afirmó el representante estudiantil y agregó que el Alcalde apoyó la idea así como la Secretaria de salud departamental, Gloria Araujo. De esta manera quedó en evaluación la capacidad del Hospital para dar una discusión decisoria sobre el tema.

Alejandro Poveda considera que el cuerpo estudiantil debe tomar una postura férrea del cómo se quiere manejar la situación. En efecto, hay un Decreto y una Ordenanza que cobija a la Universidad Surcolombiana. “Pero, no entiendo el interés leonino y a puerta cerrada de ingresar estudiantes de la privada al Hospital”, sentencia Poveda.

Según el decano de la Facultad de Salud de la Surcolombiana, el médico Jairo Rodríguez, la Facultad, desde su creación, ha estado ubicada contigua al Hospital Hernando Moncaleano para facilitar las prácticas de sus estudiantes con el centro de salud público.

Concretamente, apunta el Decano, existe la Ordenanza 054 de 1998 de la Asamblea Departamental del Huila. Esta ratifica en su Artículo Tercero la prioridad a la Universidad Surcolombiana en el desarrollo académico científico de la Institución. También, en su artículo cuarto, habla de la relación docente-asistencial conforme a lo que rige la materia. Es decir, no solo el cuerpo estudiantil se beneficia de la calidad del Hospital sino que, desde luego, el Hospital se nutre de la experiencia docente de la Universidad Surcolombiana.

Cabe resaltar, acota el Decano, “lo que celebra la Universidad Surcolombiana es la prioridad, y no la exclusividad, de las prácticas académicas. Obviamente, si el Hospital tiene cupos disponibles, especialmente para el internado, que son los semestres 11 y 12, se les facilita a otras escuelas que desarrollen sus prácticas allí. Tal es el caso de la Juan N. Corpas, la Universidad de Sucre, Antonio Nariño etc.”.

El Ministerio de Salud determinó en un estudio que el Hospital Universitario Hernando Moncaleano Perdomo tiene la capacidad máxima de 45 cupos disponibles por semestre para que los estudiantes de la Universidad Surcolombiana e interesados realicen sus prácticas en el Hospital.

Hasta el momento, no se han presentado inconvenientes con los estudiantes de la Surcolombiana por el cruce de prácticas. Esto, porque la exigencia académica provoca que lleguen al internado menos de 45 estudiantes; que es el tope máximo que permite el Hospital por semestre.

“La única salida para generar mayor flujo de practicantes de otras instituciones es -sin lugar a duda- que el Hospital Universitario amplíe sus servicios”, resaltó Jairo Rodríguez.

Problema Neurálgico

Anteriormente, el Programa de Medicina de la Universidad Surcolombiana era el único que existía en Neiva. Ahora, existe otro programa de índole privado (Universidad Navarra) y uno en proceso de gestación (Universidad Antonio Nariño).

La Facultad de Salud de la Universidad Navarra goza de acceso a clínicas privadas como Medilaser, Encosalud, Medimás etc. Es decir, en la medida que sus clínicas crezcan, tendrán mayor capacidad de realizar sus prácticas.

El problema es que la Universidad Navarra tiene un aproximado de 80 estudiantes semestre. Entonces, conseguir práctica para esa suma estudiantil, frustra la capacidad física de sus clínicas propias o aliadas. Además, afecta el número de profesores por estudiantes que la Universidad Navarra aún no tiene. Esto permite la persuasión económica a docentes públicos para dedicar sus tiempos al ámbito privado. O también, la exclusión de estudiantes de la privada en el Hospital, porque la responsabilidad del docente adscrito al sector público recae exclusivamente al estudiantado público.

Horizonte Administrativo

Jesús Antonio Castro Vargas, Gerente del Hospital Universitario de Neiva, asegura que la capacidad del Hospital de recibir más estudiantes está técnicamente copada. Porque al llegar un número superior de estudiantes, el hacinamiento sería directamente proporcional a contraer infecciones de diferentes matices por falta de recursos de mantenimiento y salubridad para sus espacios académicos.

“No quiere decir que el Hospital Universitario de Neiva tenga cerrada sus puertas a las entidades privadas. Ni mucho menos, ya que tenemos constancia de que por nuestras instalaciones han pasado estudiantes del Rosario, Javeriana etc. Incluso escuelas de enfermería como la San Pedro Claver, Cesalud, entre otras”. Jesús Castro, Gerente del Hospital.

El impasse con la Fundación Navarra está en la competencia contractual de servicios de la salud con el Hospital Universitario Hernando Moncaleano. En otras palabras, han permeado el mercado que históricamente era del Hospital Universitario de Neiva.

“Desde luego, la Navarra en la germinación de su programa de medicina tuvo que solicitar un permiso especial para que sus futuros practicantes pudieran desarrollar el internado. Ellos necesariamente tenían que tener unos sitios establecidos de práctica. Incluso, los tienen y no entiendo por qué ahora vienen a solicitarnos que les abramos campo”, afirma Jesús Castro, Gerente HUHMP.

Ahora bien, el exdecano de la facultad de salud de la Surcolombiana, José Domingo Alarcón, mediante una exposición a la junta directiva del Hospital en su momento permitió el ingreso de estudiantes de la Navarra al Hospital Universitario. Lo positivo es que se presentó para los técnicos de rayos x, área que no ofrece la Surcolombiana. Lo negativo, es que persiste el interés de la fundación de ingresar más estudiantes de medicina al Hospital.

En palabras del Gerente del HUHMP, este es un mecanismo de expansión departamental, debilitando aún más el sector público. Eso sí, mientras sea Gerente del Hospital de Neiva, hasta 31 marzo del 2020, la prioridad del estudiantado de la Usco será indiscutible.

El poder de la Norma

Para Oscar Cuellar, estudiante de medicina de la Surcolombiana: “El Hospital Universitario se volvió de interés particular cuando pasó a ser Hospital Departamental. Por eso es de suma importancia qué, como estudiantes, cuidemos el convenio vigente de prioridad con el Hospital. De no ser así, un detrimento a corto plazo sería el de tener un mayor número de practicantes de distintas instituciones, con el mismo cuerpo docente. Lo anterior, sería en jaque el servicio de calidad docente”.

Sin embargo, el Decreto 2376 de 2010, tiene como objetivo regular la relación docencia - servicio para los programas de formación de talento humano del área de la salud. Dicho de otro modo, no importa el grado de participación o ausencia de la institución privilegiada por semestre, porque se le respetará los escenarios de práctica y naturaleza jurídica de los participantes (estudiantes).

En este punto cabe invocar los artículos 7 y 18 del Decreto 2376, en lo referente a las instituciones acreditadas:

ARTÍCULO 7.- RELACIÓN DOCENCIA - SERVICIO ENTRE INSTITUCIONES ACREDITADAS. Los programas académicos de educación superior que cuenten con acreditación en calidad o que pertenezcan a instituciones de educación superior acreditadas, en términos de la relación docencia- servicio, estarán sujetos al concepto y evaluación de que trata el artículo anterior, bajo las condiciones definidas para el efecto en el presente decreto y demás normatividad aplicable.

ARTICULO 18.- REQUISITOS PARA LOS ESCENARIOS DE PRÁCTICA. © Cumplir los criterios básicos de calidad para la evaluación y verificación de la relación docencia - servicio definidos por la Comisión Intersectorial para el Talento Humano en Salud o quien haga sus veces.

Panorama estudiantil

La angustia y la cordura son algunas de las emociones encontradas entre los estudiantes de la Surcolombiana y Navarra. Estar en el centro de este asunto conlleva a que se genere un vox populi constante entre los pasillos universitarios de ambas instituciones. Lo anecdótico, es la capacidad de elucubrar de algunos.

Lina Ospina Solano, estudiante de quinto semestre de medicina de la UniNavarra, considera que el Hospital Universitario debe seguir siendo prioridad de la Universidad Surcolombiana por ser pública. “Nosotros tenemos nuestra clínica insigne que es la Medilaser, donde nunca hemos tenido problema con el desarrollo de nuestras prácticas. Es más, tenemos la clínica Encosalud como aliada por cualquier contingencia. Lo que sí pienso, como proyección que tenemos en la Navarra, es que podamos llenar espacios de práctica en el Hospital, cuando la Usco no cope todas las vacantes”.

También, Sergio Perdomo Reyes, estudiante de sexto semestre de la UniNavarra, opina que: “Después de cinco años en el campo de la salud, hemos aunado experiencias significativas con la comunidad opita gracias a nuestras clínicas. Por ende, es hora de que nos abran las puertas en el sector público respetando las prioridades de la Surcolombiana. Concretamente, la posibilidad de ingresar al Hospital Universitario nos enseñaría otras realidades para aplicar nuestros conceptos médicos. En síntesis, espero que se acabe la rivalidad entre las diferentes instituciones universitarias de la región en pro de un sistema de salud sólido para todos los huilenses”.

Aunque para Mateo Polanía, representante ante la mesa de negociación del paro nacional estudiantil del 2018 y estudiante de medicina de la USCO, señala: “Primero, el convenio (docencia-servicio) debe prorrogar su esencia en el 2021, año en que expira. Segundo, existen unos vacíos legales que pueden estropear nuestros privilegios. Es allí, donde el conocimiento y servicio que ofrecemos al Hospital sería fácilmente remplazado por cuantiosos recursos inyectados del sector privado. Así, se reduciría indiscriminadamente el cupo para estudiantes de décimo semestre para su residencia; ingresando estudiantes ajenos al convenio. Por ende, debemos como estudiantes Surcolombianos profundizar y construir sentido de pertenencia que garantice la protección de nuestras prácticas profesionales”.

En conclusión, retoma Alejandro Poveda, representante de la facultad de salud (USCO), es de mucho cuidado detallar la prioridad del convenio de integración (docencia-servicio) con el Hospital debido a que la ambigüedad del documento no precisa los cupos nuestros. Esto permite que los privados puedan influenciar el número de ingreso de sus estudiantes. Incluso, proponen un intercambio Hospital-Medilaser. Propuesta inviable - a mi parecer - por su modesta planta docente a comparación de la acreditada planta surcolombiana.

Adenda: La Universidad Antonio Nariño ofrecerá desde el próximo año (2020) el programa de enfermería en Neiva. Además, de la puesta en marcha a mediano plazo del programa de medicina. ¿Se pensará el Hospital Universitario como escenario de práctica para sus futuros estudiantes?


LA GUACHAFITA