• Álvaro Trilleras*

A propósito de la captura de los concejales de Neiva


Foto: Twitter @SurNoticias2

El primer escándalo de corrupción que sacudió a Neiva, ocurrió en las Empresas Públicas de Neiva, EPN, finalizando la década del 90 del siglo pasado, cuando la justicia ordenó la captura del gerente, algunos miembros de la Junta Directiva de las EPN y varios concejales de Neiva, por haber exigido sobornos a la Empresa ASEO TOTAL, para que les adjudicará por varios años la recolección de las basuras de la ciudad. Igualmente, a la cárcel también fueron a parar, varios directivos de la empresa, quienes debieron purgar varios años de privación de la libertad y el escarnio público, lo que les impidió volver a contratar con el Estado y a ocupar cargos públicos.

Otro caso que causó hilaridad en la opinión pública del Huila, fue la detención de casi la totalidad de los concejales del municipio de Palestina, al sur del Huila, por haber recibido sobornos por la elección de Personero Municipal y tiempo después, también fue capturado el Registrador de ese municipio, por haber recibido dineros, por expedir cédulas falsas a guerrilleros de las Farc.

Hace algunos años, también se destapó una olla podrida con la salud en el Huila, siendo capturados el director de Comfamiliar del Huila, varios alcaldes, concejales, secretarios de salud a algunos municipios y la gerente de Medilaser. Al poco tiempo fueron dejados en libertad y hace algunos días fue liberado de toda responsabilidad, Armando Ariza Quintero, director de Comfamiliar del Huila.

Pero, la tapa que rompió todos los escándalos de corrupción en el Huila, fue la que destapó en las últimas horas la Fiscalía General de la Nación, a través del CTI, cuando un grupo especial, enviado desde Bogotá, hizo presencia en el mismo recinto del Concejo y en plena sesión, dio captura a la mayor parte de sus miembros, así como también a la Personera y Contralor de Neiva, por haber recibido sobornos para ser elegidos. Igualmente fueron capturados otros particulares, que también resultaron involucrados en estos delitos.

El caso de corrupción del Concejo de Neiva, es muy grave. Lo que se ha dicho extraoficialmente, es que un personaje que siempre anda pegado en varias campañas políticas, fue el encargado de recibir los dineros para sobornar a los concejales, para que eligieran a los actuales Personera y Contralor de Neiva, quien vendió los cargos de cada dependencia, a razón de 5,10 y 20 millones de pesos y en otros casos, si los aspirantes eran mujeres, además de pagar, debían acostarse con el concejal reconocido de la ciudad. Se ha dicho extraoficialmente, que a cada concejal le pagaron $12 millones por el voto, más algunos cargos para nombrarle amigos.

Y eso que queda sobre el tapete, otro escándalo de las mismas proporciones, como es el caso de amenazas de muerte a un periodista, acompañado de un grupo de sicarios, chantajes, sobornos y hasta el robo de un finísimo reloj. Esto apenas comienza y no se les haga extraño, que en pocos días la justicia comience a dejarlos en libertad, porque la justicia también está contaminada por la misma corrupción.

* Historiador, periodista y escritor.


LA GUACHAFITA