• lagaitanaportal

Comunicado a la opinión pública


Desde la firma del Acuerdo de Paz en noviembre de 2016, la escalada de asesinatos contra líderes sociales y defensores de derechos humanos es uno de los grandes desafíos tanto del gobierno actual como del gobierno entrante. Las cifras se acercan a los 282 colombianos según la Defensoría del Pueblo y a 292 según los registros de Indepaz. Estos números desbordan todo tipo de normalidad,pese a que Colombia está experimentando un proceso de transición democrática. Lo anterior, da cuenta de una escalada que debe considerarse como un fenómeno sistemático de violencia contra líderes y defensores. No es normal asesinar a personas, sobre todo si estas adelantan procesos de restitución de tierras, sustitución de cultivos, exigencia de derechos humanos, etcétera.

El ejercicio de la política a nivel local no debe conducir a la zozobra, el miedo, la incertidumbre, las amenazas. Las filiaciones políticas no deben ser razones para acabar con la vida de las personas. En principio, la política es el escenario ideal para dirimir los conflictos, para debatir modelos de sociedad antagónicos, para elevar los disensos, para construir consensos. En ese sentido, es necesario erradicar en el imaginario colombiano la comprensión de la política como el clivaje de “amigos-enemigos” y más bien considerarla como el escenario en el que adversarios políticos tienen derecho a expresarse, a hablar y a ser escuchados. Bajo esta lógica, la violencia no puede encontrar resonancia ya que constituye la negación, el exterminio y la deshumanización del otro.

Uno de los grandes logros del Acuerdo de Paz fue justamente el compromiso de acabar con la violencia política que tantos años ha desangrado al país y ha dejado millones de víctimas, tan solo comparables a las tragedias humanitarias de países como Afganistán, Siria y al conjunto de dictaduras en el Cono Sur. No obstante, hoy por hoy, la violencia política parece continuar bajo otras modalidades.

En nombre de La Gaitana Portal Independiente, condenamos de forma categórica este tipo de violencia sistemática contra líderes sociales y defensores de derechos humanos. Además, invitamos a la sociedad civil arechazar de manera conjunta las amenazas y asesinatos que están sufriendo estas personas debido a su activismo político. Debemos considerar esta violencia, no como una agresión a ciertos sectores de la sociedad sino como una afectación a todo un país que tiene el derecho de reconciliarse, perdonarse y salir adelante.

A su vez, exigimos al Estado colombiano que le garantice la vida de líderes y defensores por medio de sus instituciones y capture a los responsables de estas amenazas y asesinatos. Por último, solicitamos el acompañamiento decidido de la comunidad internacional para encontrar la forma más efectiva y rápida de solucionar esta problemática. Con base en lo dicho anteriormente, en el portal consideramos necesario alentar la labor de los líderes sociales que persisten en sus luchas políticas particulares, además de exhortar tanto al gobierno saliente como al entrante a reparar en la medida de lo posible a los familiares de las víctimas. De este modo, alzamos nuestra voz a favor de la libertad: de esos que, como bien decía Kant, son capaces de pensar por sí mismos y esforzarse por lograr una mejor sociedad que la que, por desgracia, aquí nos convoca.

No es posible celebrar la vida, o siquiera vivir en democracia, si somos incapaces de reconocer al otro como un ser digno de respeto: infranqueable tanto en su ser físico como moral.

Julio 16 de 2018

Juan Corredor Garcia

Director de La Gaitana Portal Independiente


LA GUACHAFITA