• Juan Diego Ramírez M.

Como Pedro por su casa


Foto: Cortesía Diario del Huila.

Desafortunadamente, en Colombia muchos de los contratos de obras públicas han resultado siendo verdaderos dolores de cabeza para los ciudadanos, quienes en teoría deberían ser los principales beneficiarios de éstos. La realidad ha sido y sigue siendo diferente, la negligencia en los procesos y el apropiamiento de dineros públicos han impedido en diferentes ocasiones que la comunidad goce de estos espacios proyectados para su disfrute. Para la muestra un botón: los escenarios de los XX Juegos Nacionales de Ibagué (2015), que al momento de dar inicio a las competiciones, aún no tenían una forma definida.

Situándonos en un contexto más cercano, en la ciudad de Neiva encontramos obras como el Centro Atención Integral Materno Infantil - CAIMI y la remodelación del estadio de futbol Guillermo Plazas Alcid. Éste último ha sido quizá el dolor de cabeza más largo para los huilenses, no solo por lo que sucedió sino por lo que podría suceder, ya que hoy, cerca de dos años después ni se han encontrado a los directos responsables ni se ha solucionado lo que ocurrirá con la obra.

Respecto a lo sucedido con el máximo escenario deportivo de los huilenses, es preciso preguntarse qué está haciendo el Estado, tanto desde las administraciones departamentales y municipales como desde las entidades de control, para evitar que esto ocurra en futuras ocasiones. Como respuesta no muy alentadora a dicho cuestionamiento encontramos el caso del estadio ‘Alberto Buitrago Hoyos’ de Florencia – Caquetá.

El pasado mes de enero la Gobernación de Caquetá abrió un proceso de licitación pública para contratar la adecuación y remodelación del estadio de futbol del municipio de Florencia, con una cuantía a contratar de poco más de 4.500 millones de pesos.* Y hace tan solo un par de días La Silla Vacía dio a conocer que el ingeniero Jarlinson Hurtado, miembro del Consorcio Estadio 2014 que se supone haría una remodelación del Guillermo Plazas Alcid de Neiva y dueño del 50% del dicho contrato por 26 mil millones de pesos, recibió la adjudicación de este nuevo contrato por parte de la Gobernación de Caquetá.**

Esto, además de que Hurtado sea caqueteño y resida allí, y sin ahondar en el hecho de que después de la tragedia del estadio de Neiva haya seguido recibiendo contratos en otros lugares sin nada que se lo impida***, en palabras coloquiales “como Pedro por su casa”, refuerza el cuestionamiento ya planteado.

El hecho de que se le adjudicara el contrato al ingeniero Hurtado, a pesar de sus antecedentes, permite obtener algunas conclusiones de la situación. La primera es que no hay una formulación de pliegos de licitación que evite la postulación de empresas o personas contratistas que tengan en su historial laboral casos de negligencia e irregularidades en el desarrollo de obras de magnitud similar, como se evidencia en el caso del estadio de Florencia. Por otro lado está el asunto de que las administraciones municipales o departamentales, deberían, una vez que los proponentes cumplan los requisitos, como en este caso, hacer una revisión de antecedentes para determinar qué tan confiables son y cuáles serían los posibles riesgos de contratar con ellos.

Y la tercera y más relevante, aunque no sea sorpresa en Colombia, es que no existe la suficiente celeridad en los procesos de investigación de los casos de corrupción, como el del estadio Guillermo Plazas Alcid, para que las autoridades y entes de control impongan las sanciones necesarias y a tiempo que eviten que los involucrados sigan haciéndose a millonarios contratos y en el peor de los casos ocasionando nuevos detrimentos y tragedias.

Mientras alguna de estas tres conclusiones se convierten en situaciones reales, el control ciudadano debe aumentar, por medio de las veedurías ciudadanas por ejemplo, para buscar mayores garantías en el desarrollo de las obras y las posibilidades de utilización plena de las mismas, de lo contrario seguiremos siendo la nación del pueblo ausente, donde todo gira en torno a las elites y el poder en sus distintas representaciones.

Referencias:

* https://www.contratos.gov.co/consultas/detalleProceso.do?numConstancia=17-1-184994

** http://lasillavacia.com/silla-sur/al-final-el-contratista-del-caido-estadio-de-neiva-remodelara-el-de-florencia-65359

*** http://lasillavacia.com/silla-sur/los-del-abandonado-estadio-de-neiva-siguen-contratando-63645


LA GUACHAFITA