• Lourdes Mateus

Enfermería y la otra ideología de género, a propósito del 8M


Foto: El Universal

Las labores del cuidado han estado designadas a lo largo del tiempo a las mujeres con todas las implicaciones sociales y económicas que ello trae y la enfermería en su espectro profesional o técnico es precisamente la ciencia del cuidado. Por ello, ha sido históricamente ejercida en su mayoría por mujeres.

Al igual que con las cuestiones de género, el oficio de cuidar al otro está mal visto cuando es desarrollado por un hombre a no ser que sea “marica”, dicen los machos de pelo en pecho. Las mujeres por mandato social, estamos prediseñadas para cuidar del hogar, de los niños, de los ancianos, de los enfermos, de las mascotas y hasta de las matas. Cualquier cosa que intente salirse de ese paradigma debe enfrentarse a ese machismo nato que se lleva dentro, aunque no se sepa.

Está tan ligado el ejercicio de la enfermería a la lucha por la equidad de género, que hemos tenido que enfrentar (y aun lo hacemos) salarios que no llegan ni a la mitad de los de otras profesiones afines desarrolladas históricamente en su mayoría por hombres. Hemos tenido que enfrentar el machismo cliché que se reza, que detrás de todo gran hombre (medico) hay una gran mujer (enfermera) dispuesta a resolverlo todo sumisamente, siempre obediente a las órdenes, sin discutir, sin opinar.

Nos tocó abrirnos espacio a las malas, como enfermeras, para que nos reconocieran como profesionales, para tener nuestra propia ley y auto determinarnos, para que nos escucharan políticamente en temas de salud, para desligarnos de las fantasías sexuales que se inventaron con nuestros blancos uniformes. Nos tocó a la brava como nos toca todo a las mujeres y todavía en esas andamos.

Entre ires y venires, queridas colegas, la mayor lucha de género que damos cada día sin darnos cuenta, es la de ser escuchadas y no excluidas cuando ejercemos como enfermeras. Gracias a los hombres que junto a nosotras también han elegido cuidar y andar hombro a hombro el camino del reconocimiento junto a nosotras.

Colofón: La ideología de género existe solo en la URSS de María Fernanda Cabal. En las facultades de Enfermería tampoco hay rayos homosexualizadores. Se los aseguro.


LA GUACHAFITA