• Santiago Falla Castro

El territorio como escenario de disputa y resistencia


Existe un número de candidatos alternativos a la Cámara de Representantes por el departamento del Huila los cuales deben posicionarse, como Miller Dussán, Mateo Trujillo, Israel Silva y Jhon F. Tapias. La defensa del territorio, la protección al medio ambiente y el combate a la corrupción son algunas de sus propuestas.

Foto: plataformasur.blogia.com

A tan solo semanas de las elecciones legislativas, y además, en época electoral con todo el juego político que se ha venido dando, hablando en términos de coaliciones y alianzas, resulta necesario hablar sobre el desprestigiado pero necesario ejercicio de la política. Para empezar, definir de manera objetiva éste concepto resulta difícil, pero mi definición de ella es el ejercicio de representación en diversos espacios como el Congreso de la República para defender y velar por los intereses de la sociedad, defender la soberanía nacional y sus bienes comunes naturales.

En una charla que tuve hace poco en Café y Letras, hablábamos sobre ello, el concepto de lo político. Concluimos en que no servía de nada participar en política si no contribuye a mejorar la calidad de la vida humana. Parecía entenderlo todo, a pesar del desprestigio que lleva el manoseado escenario electoral su razón de ser y fundamento es cumplirle y garantizarle a la ciudadanía unos derechos fundamentales.

El concepto que quiero resaltar es el que ha venido haciendo el movimiento Defensores del Territorio que lleva más de 10 años de lucha por la compensación e indemnización de las víctimas de El Quimbo y la destrucción de la naturaleza afectando directamente al Río Magdalena o “Río de la Patria”. Este río cruza 11 departamentos y 128 municipios, nace en el Páramo de las Papas entre el departamento del Cauca y el Huila y va hasta Bocas de Ceniza en el Mar Caribe. Se dice que en torno al Río se produce el 85% del PIB y el 95% de termoelectricidad, hay unas estimaciones de que del “Río de la Patria” dependen más de 32 millones de personas.

Una disputa contra el gobierno nacional, contra las transnacionales y su modelo corporativista, las violaciones a los derechos humanos que sufrieron las comunidades que incluían pescadores, mayordomos y campesinos de la zona de influencia de El Quimbo como el despojo al que fueron sometidos violentamente por la fuerza pública y por todas las inviabilidades que se dieron en el proceso y por la razón más importante: la ruptura cultural que tuvieron las “víctimas del desarrollo” en el proceso de implementación. En cuanto a sus costumbres, todo el daño psicológico y emocional que sufrieron los campesinos, de ello hablo cuando hago referencia a ésta “ruptura”.

Quien ha liderado toda esa lucha ha sido el profesor Miller Dussán Calderón, de la Universidad Surcolombiana, quien lleva una trayectoria 40 años enseñando que la universidad solo tiene sentido si contribuye con la transformación social. Ahora, busca continuar liderando dicho proceso en defensa de los campesinos y como representante del movimiento Somos Defensores del Territorio, está aspirando a una curul a la Cámara de Representantes para dar los debates y las propuestas necesarias para el país. Conceptos como “paz territorial” y “justicia socio-ambiental” y la reivindicación de la importancia del derecho a la permanencia en el territorio, la no violación de los derechos y su aporte desde su visión como académico tras tantos años de resistencia.

En cuanto a sus propuestas, tiene 4 en especial y todas se relacionan con respecto a lo que ha venido haciendo desde hace varios años. Su interés está en defender nuestros recursos naturales y proponer además otro modelo de desarrollo que no sea el extractivismo salvaje ligado a las transnacionales que su único interés es posicionarse superior en el juego de relaciones de poder y allí es donde deciden romper con toda su estructura cultural, despojándolos de su territorio y además, queriendo manejar nuestros territorios a dicho antojo, imponernos además de las 2 represas que ya tenemos en nuestro departamento: El Quimbo y Betania, otras 5 como Isnos, Oporapa, Chillurco y Guarapas.

Una de sus propuestas más importantes es crear un fondo energético especial con destino a la investigación científica, todo esto para que sirva en el proceso de transición hacia las alternativas energéticas que sustituyan las represas, el fracking (está prohibido en muchos países del mundo) y la minería metálica a gran escala, se considera importante proteger la minería artesanal.

En tiempos de campaña es apenas normal ver candidatos hablando de sus propuestas, muchos de ellos aun hablando de la paz, otros también hablando de la corrupción que carcome nuestro entorno, algo que podemos rescatar es que el profesor Miller en ningún momento habla de la paz, y no es porque no crea en ella.Él está comprometido y por eso podemos ver que sus propuestas son las necesarias hacia el transito que debe tener el país político y la sociedad colombiana para poder consolidar la paz pero con justicia socioambiental, a pesar de que el gobierno nacional vaya en contravía de la misma, son estas las propuestas que debemos consolidar para ver realmente cambios significativos en aspectos como la reforma al sistema educativo.

Este tipo de candidaturas además promueven al escenario político y electoral visiones diferentes al desarrollo, propuestas de organización territorial y trabajo con las comunidades muy valioso, haciendo también referencia a las demás candidaturas que muchas de ellas suenan muy importantes. Uno de ellos es Israel Silva, también de la lista por la Unión Patriótica, tiene el respaldo de las asociaciones cooperativas, ambos con propuestas diferentes pero que mancomunadamente podrían aportar a las bases de un modelo de desarrollo solidario y justo.

Tenemos otras candidaturas que suenan interesantes, entre ellos el ex concejal de Neiva, Mateo Trujillo que representa la Coalición Colombia y por ende, resulta bastante cercano al candidato presidencial Sergio Fajardo y ambos enarbolando el discurso anticorrupción. Otro líder que suena mucho es el joven Jhon Fredy Tapias, líder estudiantil de la Surcolombiana y ex concejal de Algeciras y ex aspirante a la Asamblea Departamental por el Polo Democrático, quien lleva un trabajo también muy importante en su pueblo y con las comunidades.

Es necesario para el Departamento del Huila sacar a la Cámara de Representantes líderes diferentes, el bloque de poder que se ha mantenido en éstas pocas curules debe sufrir una ruptura porque se deben arrebatar esos espacios para poder dignificar la política huilense. Estamos cansados como sociedad de tener en el poder a las mismas personas que no representan nuestros intereses, quienes se han burlado mucho tiempo de nosotros y han ido a vociferar odio en el Congreso.

La disputa no es entre nosotros, podremos tener muchas coincidencias y también diferencias de fondo, pero desde mi punto de vista, hay una lista de candidatos alternativos a la Cámara que debe defenderse y debe posicionarse como una verdadera alternativa. No es una competencia la que se está dando, debe primar el interés colectivo antes que el individual y para ello quienes resultan peligrosos son las mafias tradicionales que llevan décadas mintiéndonos.

La invitación es a leer a conciencia, a escuchar las ideas y a debatir con argumentos, se acercan las elecciones y lo único que nos quedara después de todo son nuestros representantes, son ellos quienes darán la pelea y alzaran la voz para denunciar cuando haya que hacerlo. Invito también al debate con altura y con madurez, parece que cada día nos dividimos más como sociedad y eso es todo lo que no necesitamos, estamos cansados de ello.


LA GUACHAFITA