• Carlos Cortés

Guayabo legislativo


Foto: Dreamstime

Después de las festividades, el buen tiempo en familia, y uno que otro trago de más, viene el guayabo, pero en este caso el guayabo legislativo, que corresponde a las leyes o decretos proferidos en plenas festividades, cuando gran parte de los colombianos se encuentran ajenos a la realidad del país, evitando así la presión pública y social.

De los múltiples decretos y leyes proferidos durante esta época, los de mayor connotación y trascendencia social corresponde a la Ley 1873 del 20 de diciembre de 2017, por la cual se decreta el presupuesto de rentas y recursos de capital y ley de apropiaciones para la vigencia fiscal del 10 de enero al 31 de diciembre de 2018 y los Decretos 2270 del 30 de diciembre de 2017 y 2269 del 30 de diciembre de 2017 que fijan respectivamente el auxilio de transporte y salario mínimo legal mensual vigente para el 2018.

La Ley 1873 del 20 de diciembre de 2017 estipula y aprueba los gastos en que incurrirá el país en el 2018, es decir especifica en que se gastaran los doscientos treinta y cinco billones quinientos cincuenta y tres mil ochocientos seis millones setecientos veintinueve mil ochocientos sesenta y un pesos moneda legal ($235.553.806.729.861) de presupuesto nacional para el 2018.

Irónicamente, se combatirá la corrupción con grandes sumas de dinero, en la rama legislativa se destinarán tres mil millones ($3.047.000.000) para “mejoramiento de la eficiencia y la transparencia legislativa” además del “fortalecimiento de la gestión y dirección del sector congreso de la república” lo cual acarrea un gasto de $76.600.000.000. En la rama ejecutiva también se pretende combatir la corrupción con dinero, y por ello se destinarán $2.500.000.000 para la “consolidación de la lucha contra la corrupción desde el sector presidencia”.

Ahora bien, con la firma de los acuerdos de Paz, la dejación en armas de las FARC y la entrada como partido político se pensaría que los dineros invertidos al Ministerio de Defensa Nacional, es decir a la guerra, fueran a mermar significativamente para que fuesen invertidos en educación, ciencia y deporte. Lastimosamente esto no fue así, de hecho, el presupuesto de funcionamiento para 2018 incrementó levemente respecto a 2017 ($12.935.139.414.000 sobre $12.121.272.080.000). Asimismo, el presupuesto para inversión en la guerra se mantuvo casi igual, únicamente tuvo una disminución del 6% quedando en la suma de $684.961.725.639 para el 2018.

No es de extrañar la destinación de estos dineros ya que este es el país donde se destinan casi 46 mil millones para el funcionamiento del Club de Militares Oficiales, y tan solo se destinan 20 mil millones para el funcionamiento de la Escuela Tecnológica Instituto Técnico Central, o como el Instituto Nacional de Formación Técnica Profesional de San Andrés y Providencia, que solo recibe para el funcionamiento la suma de 3500 millones, suma irrisoria frente a la que recibe el Club de Militares Oficiales.

Entretanto, se continuó brindando y otro trago fuerte que nos generó guayabo legislativo fue el Decreto 2270 del 30 de diciembre de 2017, por el cual se establece el auxilio de transporte en la suma de $88.211, es decir un incremento del 6,1% y el Decreto 2269 del 30 de diciembre de 2017 por el cual se fija el salario mínimo mensual legal para el 2018 en la suma de $781.242, es decir un incremento del 5,9%. Es menester indicar que la inflación del 2017 cerró en un total 4,09% y resulta curioso la fecha de expedición de los Decretos en mención, 30 de Diciembre de 2017, época precisa y perfecta para evitar presiones sociales y publicas por encontrarse gran parte de la sociedad colombiana en época de festividades familiares.

El incremento irrisorio del salario mínimo legal mensual vigente del 2018 en contraste con la creciente inflación nacional resulta más desproporcionado y desigual teniendo en cuenta que Colombia tiene una de las canastas básicas más caras de América Latina, ya que arrebata aproximadamente el 28,8% del salario conforme a la siguiente tabla:

Véase en: https://www.weforum.org/es/agenda/2016/03/que-paises-tienen-la-canasta-basica-mas-cara-y-barata-en-america-latina/?utm_content=bufferf9b6b&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer

Así es como mientras disfrutamos de las fiestas y reuniones familiares, el Gobierno Nacional aprovecha el letargo generalizado y profiere Leyes y Decretos que no respetan en debida forma los principios constitucionales de igualdad, equidad, y vida digna, con el único fin de evitar presiones sociales y públicas, estrategia utilizada desde hace varios años y por varios presidentes.


LA GUACHAFITA