• lagaitanaportal

Hilando fino: la adhesión de Cambio Radical y la MCI a Vargas Lleras


Foto: Cortesía El Espectador

El pasado jueves 11 de enero la campaña presidencial de Germán Vargas Lleras "adhirió" a dos importantes actores políticos: el partido Cambio Radical y la Misión Carismática Internacional, MCI, una iglesia cristiana con cerca de 300.000 fieles en todo el país. La jugada no pasó desapercibida por los analistas del país pero sí por algunos sectores de la población. Vargas Lleras es un hábil jugador político que toma sus decisiones con un cálculo milimetrico de lo que más le importa en este momento: lograr los votos suficientes para llegar a la presidencia de la República.

Previamente, la alianza de Cambio Radical y la MCI había sido publicada de cara a las elecciones legislativas de marzo, y surgió básicamente porque Cambio Radical ofreció más curules a la iglesia (liderada por los pastores Claudia Rodríguez de Castellanos y su esposo César Castellanos) que el Centro Democrático, antiguo aliado de este sector de los cristianos. En una carta pública el pasado mes de noviembre, Rodríguez reveló que su organización daba un paso al costado con el uribismo y unas semanas después en un comunicado, confirmó que “hemos decidido seguir construyendo nación desde el partido Cambio Radical. Nos identificamos con sus postulados y la visión de país que tienen proyectada para el nuevo Gobierno”. Y no solo eso: le prometió 100.000 votos al candidato.

Carta de Claudia Rodríguez de Castellanos a Álvaro Uribe Vélez.

La oferta consistió en darle el número 2 de la lista al Senado a Claudia Rodríguez y más candidaturas en Cámara: una internacional para los colombianos en el exterior y cinco en circunscripciones como el Huila (con el candidato René Jiménez), Cundinamarca, Bogotá y Santander. De esta forma, la MCI adquiere mayor protagonismo en el poder legislativo y le apuesta a aumentar su presencia regional.

En cuanto a la adhesión de Cambio Radical a la candidatura de Vargas Lleras, ya estaba cantada desde que el ex vicepresidente decidió presentarme por firmas a la contienda presidencial. Utilizar el mecanismo de las firmas le permite al ex vicepresidente ser independiente lo cual facilita tener avales de más de un partido y con ello, eludir la doble militancia. Por ello, aunque Vargas Lleras aseguró no presentarse por Cambio Radical, todos los sectores políticos entendieron que no existía un divorcio como tal, sino una estrategia por aumentar su caudal electoral. En consecuencia, fue normal observar que el partido y otros líderes le recogieran firmas a Vargas Lleras, como fue el caso de la ex gobernadora destituida Cielo González Villa, hermana de Carlos Julio González Villa, actual gobernador del Huila por este partido.

Bajo este panorama, lo único que restaba era el formalismo de hacer oficial esta alianza de Vargas Lleras, Cambio Radical y la Misión Carismática Internacional. El escenario escogido fue la sede de la MCI en Bogotá, y por ello, no es fortuito decir que el Ministerio de la Familia propuesto por el ex vicepresidente empiece a tomar forma y que la religión será uno de los componentes principales en la campaña de Vargas Lleras. En concordancia con lo anterior, Claudia Rodríguez aseguró en Revista Semana que "Germán es la persona indicada para mejorar el rumbo de Colombia. Tuvimos muchas invitaciones de varios partidos, pero nos identificamos en las tesis y el pensamiento de Germán Vargas, sobre las modificaciones que se deben hacer al acuerdo de paz y ahora vamos a hacer equipo con Cambio Radical".

En definitiva, Vargas Lleras está hilando fino para alcanzar el cargo político que ha buscado por años: ser presidente de Colombia. Y como bien lo ha dicho su nueva aliada, la pastora Claudia Rodríguez de Castellanos, "es más fácil conseguir votos que devotos", el ex vicepresidente le acaba de ofrecer a un sector de los cristianos mayor representación política a cambio de sus votos.


LA GUACHAFITA