• Luis Fernando Pacheco*

In memoriam: Guillermo León Escobar Herrán (1944 - 2017)


Foto: El Mundo | El Embajador Escobar Herrán presenta credenciales al Papa Francisco en 2014.

Diplomático, académico y a su muerte Embajador de la República de Colombia ante la Santa Sede.

El pasado 17 de diciembre en Roma, la ciudad eterna, falleció el Profesor Guillermo León Escobar Herrán, Embajador de Colombia ante la Santa Sede desde 2015, y quien había ocupado ya la titularidad de la misma sede diplomática entre 1998 y 2007. Con su muerte, pierde Colombia a uno de sus más calificados diplomáticos y la Iglesia latinoamericana a uno de sus más profundos pensadores y humanistas.

Escribir un breve obituario en memoria del Profesor Escobar (siempre prefirió que lo llamarán así a cualquier otro pomposo título coloquial, diplomático o académico) no es fácil porque representa una causa perdida propia. Añoré hasta su muerte poder entrevistarlo, tener la oportunidad de conversar sobre su periplo permanente entre las universidades, las embajadas y las diferentes instancias de la iglesia católica, sin perder jamás la esencia de académico puro hasta su muerte, acaecida a raíz de un cáncer solo tres meses después de la tercera visita de un Pontífice a Colombia, de la cual el difunto Profesor fue artífice y protagonista.

Todos los medios de comunicación coincidieron en calificar a Escobar Herrán como uno de los más profundos humanistas vivos del país y en afirmar que fue el colombiano que más profundamente conoció a la Iglesia Católica y que mejores lazos tuvo con la intrincada curia vaticana desde los tiempos de Pablo VI.

Quindiano de nacimiento, era sociólogo de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín y doctor en Filosofía y Teología de la Universidad de Bonn en Alemania. Su experiencia empezó en la misma recepción de Pablo VI en su primera visita a Latinoamérica en 1968. En 1972 pudo conversar por primera vez con el Papa Montini en las épocas confusas del postconcilio y al Cardenal de Cracovia, Karol Wojtyla, quien en 1978 se convertiría en Juan Pablo II; también fiel admirador de Juan Pablo I, el Papa de la sonrisa quien estaría en el trono de San Pedro por treinta y tres días.

En 1997, Juan Pablo II lo invitó como conferencista al Sínodo de Obispos y, además, le designó como su representante personal en los 500 años del descubrimiento de América y los 50 años de la CELAM (Conferencia Episcopal Latinoamericana), y ya en 2005 fue designado por Benedicto XVI como Consultor del Pontificio Consejo para los Laicos.

Su cercanía con los profundos e intrincados temas de la Iglesia llevaron a que en 1998 fuera designado por Andrés Pastrana Arango como Embajador ante la Santa Sede, cargo en el que fue ratificado por Álvaro Uribe en 2002 y se mantuvo en la sede vaticana hasta 2007. En 2014, tras la salida del Ex Ministro de Transporte Germán Cardona, el Prof. Escobar volvió al Vaticano como Embajador, esta vez nombrado por el presidente Juan Manuel Santos.

Indudablemente, la labor más destacada fue convertirse en promotor de la visita de Francisco en septiembre pasado a Colombia, después de treinta y un años del último viaje de un Papa a tierra colombiana. A ello se añadía el aciago clima que precedió la llegada del pontífice argentino a raíz de la polarización que suscitaron los Acuerdos de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC. Pocos meses antes de su deceso, el Profesor Escobar habló de un fuerte lobby en los pasillos vaticanos por postergar la visita papal hasta pasadas las elecciones presidenciales de 2018, lobby que el Embajador contrarrestó utilizando sus más de cuatro décadas de experiencias entre clérigos y funcionarios vaticanos.

Aunque nunca hizo parte de la carrera diplomática, Guillermo León Escobar fue probablemente uno de los Embajadores con mayor experiencia y formación en el cuerpo diplomático y marcó un perfil técnico de elevado nivel que no riñó con un hábil manejo del entorno de la sede diplomática de destino. También demostró con su trabajo ponderado que la academia podía aportar al desarrollo de la diplomacia y que esta podía superar los tintes partidistas que hicieron de Embajadas y Consulados, la “caja menor” o “caja chica” del gobierno de turno para pagar apoyos de la clase política, que había llevado al deterioro continuo de la política exterior colombiana y las dificultades de la inserción del país en el mundo.

Foto: El Tiempo | Imágenes del diplomático, el primer mandatario colombiano y el Papa romano en el Aeropuerto de Catán en septiembre pasado.

Su compromiso con la fe católica jamás le impidió que fuera un analista imparcial y crítico con los desafíos, retos, tareas pendientes y errores de la Iglesia romana y con sus intrincados círculos de poder en torno a la figura del Papa. Sus posiciones siempre fueron públicas y aseveraron que, por encima de un militante político o un diplomático de escritorio, Guillermo León Escobar era un profesor de tiempo completo, un académico de pluma y lengua afilada pero ponderado en el diálogo, un firme defensor del conocimiento y la verdad.

Al escribir esta columna el gobierno nacional no había designado un nuevo diplomático a cargo de la Embajada en la ciudad de Roma, pero indudablemente la palestra se ha dejado muy alta, y la Presidencia de la República tiene el deber de ratificar que sus esfuerzos están puestos en mantener el altísimo grado técnico y humano que deja la partida del Profesor Escobar.

A su esposa Uta Kolher, a las infinidades de amigos, discípulos y cercanos a la figura amable y benévola del Profesor Escobar, nuestras más profundas condolencias.

Paz en su tumba.

__________________________________________________________________________________________________

* Luis Fernando Pacheco Gutiérrez es colombiano de nacimiento. Abogado, Especialista en Desarrollo Personal y Familiar, Egresado del Curso Superior de Defensa Nacional de la Escuela de Defensa Nacional y Candidato a Magister en Relaciones Internacionales. Ha sido docente, investigador y directivo de instituciones educativas y universidades de Colombia y Argentina. Actualmente se desempeña como Jefe de la Oficina de Paz y Derechos Humanos de Neiva (Colombia)

Miembro del equipo fundador del Portal Independiente La Gaitana.


LA GUACHAFITA