• Alejandro Barrera

Elecciones 2018: El éxito de la Coalición Colombia


En principio resultaba curioso pensar que Sergio Fajardo, Jorge Robledo y Claudia López pudieran llegar a un acuerdo de cara a las elecciones presidenciales de 2018. Se argumentaba que las diferencias tanto en las formas como en el fondo dificultaban un escenario de encuentro entre los tres. Sin embargo, los candidatos presidenciales y los compromisarios de Compromiso Ciudadano, Polo Democrático Alternativo y Alianza Verde estuvieron trabajando conjuntamente durante un año y se entendieron. El pasado 20 de diciembre la Coalición Colombia presentó su candidato presidencial único, sus bases programáticas y sus listas al Congreso.

Por acuerdo, el candidato presidencial será Sergio Fajardo, el ex alcalde de Medellín, ex gobernador de Antioquia, y Ph.D. en matemáticas. Fajardo lidera la intención de voto en las últimas encuestas de diciembre: YanHaas, Centro Nacional de Consultoría, Guarumo-EcoAnalítica, e Invamer. También entregó 981.529 firmas a la Registraduría que respaldan su candidatura. Para el Congreso, con listas abiertas al Senado, en el caso del Polo Democrático encabezará Jorge Robledo y en la Alianza Verde Antanas Mockus. Robledo, actualmente el Senador más votado del país y Mockus, reconocida figura pública que en 2010 lideró la Ola Verde. Y hay unas bases programáticas: un documento de 27 páginas que a partir de la premisa de “derrotar a los mismas con las mismas” se propone recoger las mayorías de la sociedad.

Esta columna presenta unas breves consideraciones sobre su éxito político:

Lo primero: Su origen y proyección de ser un proyecto político independiente. El que ninguna de las tres figuras tenga una relación con los partidos políticos tradicionales y puedan denominarse como Ni-Ni (Ni santistas – Ni uribistas) es de gran peso. Cada uno tiene credenciales de un trabajo político que es cercano a la gente y sus problemáticas. Por ello la Coalición no puede medirse con candidatos del Gobierno que desvirtúen y contradigan su programa. La independencia es el mayor valor agregado de la Coalición.

Lo segundo: La diversidad de enfoques de las tres fuerzas. Al contrario del pensamiento común sobre la diferencia como debilidad, esta Coalición ha sabido construirse desde puntos de vista opuestos. Esa es una fortaleza. A través del diálogo de argumentos y la discusión seria y rigurosa sobre los asuntos del interés nacional se ha hecho una propuesta con sentido de realidad. No hay que devanarse la cabeza probando que cada uno puede representar proyectos políticos distintos. Es apenas obvio, y por eso resulta mayor el mérito de la Coalición.

Lo tercero: La indignación creciente en la sociedad. El impacto en la favorabilidad y aprobación a las elites políticas a raíz de los últimos casos de corrupción ha sido beneficioso. La Coalición muestra con acciones una nueva forma de hacer política en medio del hartazgo y la desconfianza nacional. Sumado a esto, el agotamiento del discurso de la polarización paz versus guerra encuentra una propuesta de tercería política en la Coalición. Con el tono de la política decente, Fajardo avanza y ofrece explicaciones y respuestas en los debates sobre lo importante: economía, desempleo, salud, educación, corrupción, etcétera.

Lo cuarto: El compromiso de largo plazo del proyecto político. Las elecciones legislativas en marzo son un termómetro de lo que podría llegar a ser las presidenciales en mayo. La Coalición tiene claro que debe asegurar una buena cantidad de curules en el Congreso que le permitan tener maniobra para gobernar. Y se ha planteado la posibilidad de ganar en primera vuelta de las presidenciales. Pero también ha manifestado la necesidad de pensar en un esfuerzo que llegue a las elecciones regionales de 2019 y a las próximas presidenciales de 2022. (Bueno recordar que la Coalición ya gano en las elecciones atípicas de Yopal, Casanare, este año).

Tan pronto inicie el año, las elecciones habrán llegado. Es cuestión de tiempo ver cómo evoluciona el panorama electoral. Es, sin duda, una contienda que promete. Atentos al desarrollo de la revolución serena de Fajardo y la Coalición Colombia.

Posdata: Continua abierto el periodo de inscripción de cédulas en Registradurías, Embajadas y Consulados. Vaya e inscriba su cédula para que pueda votar en el lugar más cercano a su residencia. Después no hay excusa.

Foto: Cortesía El Espectador


LA GUACHAFITA