• Daniel Cortés

Consiga la plata honradamente, mijo


Durante los últimos años me he convencido de la importancia de conocer ciertas formas para manejar nuestro dinero, en ocasiones escaso y en otras ocasiones efímero. Toda vez que el dinero en realidad es el medio para conseguir nuestras metas y vivir en condiciones dignas al lado de nuestra familia. Aunque tratemos de afirmar que no todo es dinero en la vida, esta aseveración se debe analizar con mucho cuidado, ya que el dinero está omnipresente y es necesario para pagar los servicios públicos domiciliarios, almorzar, viajar, tener casa, estudiar en un colegio, graduarse en una universidad, adquirir un carro, comprar medicamentos y otros miles de bienes y servicios que necesitamos para sobrevivir a lo largo de nuestra existencia.

Desde hace un par de décadas a nivel mundial, temas como las finanzas personales, el emprendimiento, la administración de empresas, inversiones, la economía, mentalidad positiva, gerencia y los negocios se han convertido en un pilar fundamental para el desarrollo de los países y el crecimiento personal de los ciudadanos porque el buen manejo del dinero está directamente relacionado con el bienestar físico y mental de un ser humano.

Empero, para los colombianos y específicamente para los huilenses, la existencia de sistemas para administrar las finanzas personales es prácticamente invisible, falencia que a la postre se convierte en un factor determinante para el aumento de la desigualdad y la ya notoria pobreza económica. Se reciben dineros que inmediatamente salen de nuestro patrimonio, si recibimos un aumento de salario procedemos a comprar un nuevo televisor, buscar un apartamento con arrendamiento más costoso, diferir el pago de la tarjeta de crédito a más de cuatro cuotas y un sin fin de actividades que se realizan casi de forma automática, sin darse cuenta siquiera. Instante preciso para recordar una excelente película, el Club de la Pelea (The Figth Club) cuando Tyler Durden expresa: “compramos cosas que no necesitamos, con dinero que no tenemos para impresionar gente que no nos cae bien...”.

Entre las razones por las cuales dichos temas se han tornado recurrentes, es porque se han dado cuenta que cualquier persona tiene un funcionamiento similar al de una empresa, tiene ingresos, gastos, pérdidas, posee márgenes de ganancia en su actividad económica, posee riesgos, toma decisiones y sufre consecuencias por cambios en el mercado. Lo cual lleva a concluir que usted es el Gerente (CEO- Chief Executive Officer) de su vida, y allí se da la importancia de aplicar unos cuantos conocimientos de finanzas en el manejo de su dinero con el fin de que todos podamos cumplir nuestras metas y las de nuestros seres queridos.

Las bases para administrar las finanzas en forma idónea están ampliamente desarrolladas en la obra de Josh Kaufman llamada MBA personal de 2011, un libro donde el autor critica los costos desproporcionados de la educación formal, la importancia de ser autodidacta y leer constantemente, describe los hábitos de vida para estar saludables, analiza el poder de la mente, expone técnicas de negociación, nos introduce en las tácticas de marketing, explica cómo tener más ingresos en su empresa, justifica la importancia de prevenir riesgos y al final concluye que el mejoramiento continuo para llegar al éxito depende de cada uno de nosotros a través las acciones que realizamos diariamente a partir de nuestros pensamientos proactivos.

Entonces, la idónea administración del dinero y las eventuales inversiones de los ciudadanos traerían como resultado un ambiente propicio para el desarrollo profesional y un devenir próspero de todos. Podríamos soñar con una sociedad con menos embarazos adolescentes, acceso gratuito a la educación universitaria, justas condiciones laborales, más contribuciones fiscales, ética en el trabajo, menores índices de corrupción o un mejor sistema de salud. Estaríamos presenciando un fenómeno cultural vanguardista para Colombia pero ya conocido en países europeos como Finlandia, Alemania, Holanda y Francia donde la mayoría de la población tiene conocimientos básicos de economía que les permite administrar en debida forma sus ingresos e incluso buscar otras fuentes a través de inversiones o la creación de pequeñas empresas, los cuales terminan siendo la base para crear políticas públicas realizables, con mayor optimización de los recursos y el mejoramiento de la calidad de vida.

Por otro lado, en Colombia debería dictarse una cátedra obligatoria de finanzas personales en los últimos grados del Colegio y en los primeros semestres de cualquier pregrado universitario con el fin de que los jóvenes empiecen a administrar su dinero en debida forma, lo cual les permitirá solventar los problemas económicos y afrontar las vicisitudes de la vida con menos preocupación. Recuerdo la película Paraíso Travel: “Por plata no se preocupe que plata no hay…” pero la idea es que siempre haya dinero para poder enfocarnos en lo que en realidad importa en la vida, la familia, viajar, que todos sean felices, cada uno a su forma).

Es por ello que se precisa hacer un cambio de mentalidad encaminado a mejorar la calidad de vida de nuestra familia y en especial, que logremos recompensar a nuestras madres en vida, que no llegue la noche del 31 de diciembre de nuevo y su mamá le diga: “Ojalá el otro año consiga la plata honramente, mijo”

Ver más en:

- http://www.finanzaspersonales.co/

- http://www.businessinsider.com/.

- Kaufman, Josh. MBA personal. Editorial conecta. 2011, séptima reimpresión.


LA GUACHAFITA