• Carlos Cortés

¿Garantizar derechos o ganar dinero?


El abuso de los contratos de prestación de servicio en las ESE de Neiva

Las Empresas Sociales del Estado (ESE) fueron creadas con el fin de prestar en debida forma el servicio de salud, a través de la mejor utilización de los recursos, técnicos, materiales, humanos y financieros en aras de mejorar las condiciones de salud a los ciudadanos colombianos. Como consecuencia de ello y en miras de garantizar el servicio de salud a toda la población colombiana se hace necesario que las ESE cuenten con un amplio capital humano de médicos, enfermeros, bacteriólogos y demás.

Es así como las ESE han recurrido al contrato de prestación de servicios con fundamento en la Ley 80 de 1993, la cual consagra que las entidades estatales para desarrollar actividades relacionadas con la administración o funcionamiento podrán celebrar contratos de prestación de servicios con personas naturales cuando dichas actividades no puedan realizarse con personal de planta o requieran conocimiento especializados.

Es menester recalcar que conforme a la Ley 80 de 1993 en ningún caso estos contratos de prestación de servicios generan relación laboral, es decir no generan prestaciones sociales como prima de navidad, prima de junio, prima de vacaciones, cesantías, intereses a las cesantías y demás beneficios laborales. Este último aspecto es el que más ha generado debate público y jurídico toda vez que la realidad de los contratistas de prestación de servicios de las ESE es totalmente diferente a la buscada con Ley y la Constitución Política.

Lo anterior a razón de que las ESE han abusado excesivamente de esta modalidad contractual para, en palabras sencillas, evadir responsabilidades y obligaciones laborales, es decir ganar más dinero eludiendo el pago de las prestaciones sociales como las mencionadas anteriormente y demás beneficios laborales como seguridad social. En consecuencia, un contratista de prestación de servicios que en la realidad hace lo mismo que una persona de planta o empelado público, gana aproximadamente 46% menos, y no tiene derecho a ningún tipo de prestaciones sociales como las mencionadas.

El abuso de los contratos de prestación de servicios por parte de todas las entidades públicas en general ha sido tan desmedido que la misma Corte Constitucional en Sentencia T-723 del 16 de Diciembre de 2016 reprochó a entidades estatales el abuso del contrato de prestación de servicios y recordó que este solo debe usarse para unas causas especiales.

Las ESE del Municipio de Neiva no son ajenas a esta conducta. Por una parte, la ESE CARMEN EMILIA OSPINA en el año 2015 realizó 93 nombramientos de empleados de planta y suscribió aproximadamente 850 contratos de prestación de servicios. Para el año 2016 el panorama no cambió, ya que se realizaron 95 nombramientos de planta y se suscribieron aproximadamente 2453 contratos de prestación de servicios. Incluso ahora para el año 2017 se desconoce el número de nombramientos realizados de empleados públicos, pero en lo que va del año hasta septiembre de 2017 se han suscrito aproximadamente 1421 contratos de prestación de servicios.

De igual forma el panorama en la ESE Hospital HERNANDO MONCALEANO PERDOMO no es alentador, ya que a pesar de no contar con datos concretos se presume también del abuso de los contratos de prestación de servicios con el fin de eludir responsabilidades y obligaciones laborales.

Ahora bien, es importante aclarar que las ESE en particular utilizan otros mecanismos para evadir obligaciones y responsabilidades laborales, como lo son las Cooperativas de Trabajo Asociado, hoy llamados Gremios Sindicales.

En resumidas cuentas, son entidades creadas por un tercero ajeno a la ESE con el fin de agremiar obligatoriamente a médicos, enfermeros o bacteriólogos y demás cuerpo médico asistencial para que puedan prestar sus servicios en una ESE realizando las mismas funciones de un empleado público o de planta pero ganando mucho menos y sin recibir ningún tipo de prestación social y seguridad social.

Esta desigualdad, capricho administrativo y económico ha llevado a que solo algunas pocas personas hayan acudido a instaurar demandas ante estas entidades públicas reclamando sus derechos laborales conforme al derecho a la igualdad. Hasta la fecha se han radicado aproximadamente 102 demandas contra las ESE CARMEN EMILIA OSPINA reclamando derechos laborales y otros asuntos, y un aproximado de 635 demandas contra la ESE Hospital HERNANDO MONCALEANO PERDOMO reclamando derecho laborales entre otros asuntos. Este bajo número de demandas radicadas reclamando derechos laborales que le corresponden a los trabajadores se debe a las posibles represarías que tomen las ESE, es decir que como consecuencia de intentar reclamar los derechos laborales que corresponden, no se vuelva a contratar a esta persona en esa ESE.

Es así como se evidencia el funesto panorama por el que pasan los contratistas de prestación de servicios o trabajadores que pertenecen a Gremios Sindicales de las ESE del Municipio de Neiva, donde por intereses económicos se abusa de una figura denominada contrato de prestación de servicios y se utilizan otras como los Gremios Sindicales con el fin último de evadir el pago de las prestaciones sociales. Lo anterior es un derecho que tienen los contratistas por hacer exactamente las mismas funciones que los empleados públicos o de planta, en definitiva por ser en la realidad un empleado público.

Foto: Página web ESE Carmen Emilia Ospina


LA GUACHAFITA