• Alejandro Barrera

Invitación al repaso del Artículo 40


En momentos en que los indicadores perciben un agotamiento y hartazgo de la ciudadanía hacia el discurso del Gobierno, en momentos en los cuales la desfavorabilidad y el descreimiento de la gente hacia la rama legislativa y judicial es alta, en momentos en donde –como dicen desde el altiplano cundiboyacense hasta la tierra de los opitas–, el campesino está embejucao, se hace necesario volver al repaso del Artículo 40 de la Constitución Política de Colombia. Me permito reproducirlo en su totalidad para que pueda leerse en el acto:

Artículo 40. Todo ciudadano tiene derecho a participar en la conformación, ejercicio y control del poder político. Para hacer efectivo este derecho puede:

  1. Elegir y ser elegido.

  2. Tomar parte en elecciones, plebiscitos, referendos, consultas populares y otras formas de participación democrática.

  3. Constituir partidos, movimientos y agrupaciones políticas sin limitación alguna; formar parte de ellos libremente y difundir sus ideas y programas.

  4. Revocar el mandato de los elegidos en los casos y en la forma que establecen la Constitución y la ley.

  5. Tener iniciativa en las corporaciones públicas.

  6. Interponer acciones públicas en defensa de la Constitución y de la ley.

  7. Acceder al desempeño de funciones y cargos públicos, salvo los colombianos, por nacimiento o por adopción, que tengan doble nacionalidad. La ley reglamentará esta excepción y determinará los casos a los cuales ha de aplicarse.

Las autoridades garantizarán la adecuada y efectiva participación de la mujer en los niveles decisorios de la Administración Pública.

Este artículo puede sintetizar la respuesta a aquellos que no ven el norte en medio de la desconfianza nacional: ejerza su derecho, sí, y ejérzalo como un deber. La responsabilidad que todo ciudadano se ha ganado de votar, decidir, tomar partido y organizarse, aplicar control a los elegidos, formar parte de la Administración Pública, entre otras que permitan ir construyendo una democracia más decente.

Este Artículo 40, que hace parte del capítulo de los derechos fundamentales de la Constitución, deberá repasarse una vez más para marzo de 2018, cuando se realizarán las elecciones legislativas en Colombia. Este será el primer termómetro de las elecciones presidenciales que se realizarán en mayo del mismo año, y que desde ya se anticipa, será una de las contiendas electorales más disputadas.

El ánimo propositivo y de cambio, pues, que se le reclama a los candidatos pero que debe venir primero de los ciudadanos puede partir, entonces, por el repaso del Artículo 40. Y que de repaso en repaso, se de paso al estudio de la Constitución Política. Resulta, por lo menos paradójico, que el artículo que sigue, el 41, establezca la obligatoriedad del estudio de la norma de normas y la instrucción cívica. Y que esto, en medio de la confusión nacional, sirva para escudriñar los programas de gobierno de los candidatos y se identifiquen quién está con el interés nacional y la democracia consagrados, de nuevo, en la Constitución y el Artículo 40.

Posdata: A este nuevo espacio, La Gaitana – Portal Independiente, le expreso mis agradecimientos por permitirme expresar mi opinión y le auguro el éxito fruto del trabajo duro y tenaz. A Juan Corredor, especialmente, y a todos los que contribuyen a darle vida mis saludos fraternos.

Foto: NODAL (Noticias de América Latina y el Caribe).


LA GUACHAFITA