• Anne Gehrmann*

El ascenso de AfD: el partido alemán de derecha radical


Desde su fundación en 2013, el ascenso de Alternativa para Alemania (AfD) fue rápido. En las elecciones generales que tuvieron lugar el 24 de septiembre de 2017 en ese país, el partido entró como tercera fuerza al Parlamento Alemán, el "Bundestag". Con un 12,6% de los votos y 92 escaños (de un total de 709) es el primer partido alemán de derecha radical desde la Segunda Guerra Mundial que logra tener presencia en este cuerpo colegiado. A continuación, explicaré brevemente la posición de este partido, el contexto en el que surge, su llegada al poder y los efectos a corto plazo para este país europeo.

El programa y las posiciones políticas del AfD

La crisis del euro es el impulso fundador del AfD. El partido la percibe como la causa de un daño a la democracia, al estado de derecho y a la división de los poderes. El AfD, sin embargo, desarrolló un amplio programa y, por lo tanto, no puede describirse como un partido de un solo tema. La entrada de refugiados en 2015 condujo a un cambio en el enfoque programático en el AfD. El programa electoral con el que el AfD entró en la campaña electoral para las elecciones del Bundestag en 2017, comienza con el "euro fallido" y se centra claramente en las políticas de refugiados, de asilo y de anti-islam.

El triunfo del AfD

En 2015, miles de refugiados vienen a Europa todos los días, mientras que los países de la UE no pueden ponerse de acuerdo en un marco común. En septiembre del mismo año, la Canciller Angela Merkel decide traer a estas personas en trenes a Alemania y ahora ya suman más de un millón. Esta decisión llevó a una división en la sociedad. Mientras la primera ola de solidaridad y voluntad de ayudar empezó a disminuir, otros se empezaron a preguntar cómo debería verse la integración de estos refugiados con la sociedad, una pregunta que valga decirlo, respondió vacilante el partido de Angela Merkel.

Son precisamente estas preocupaciones de la población que el AfD ha reconocido y ha utilizado para su propio perfil. Al mismo tiempo, algunos líderes líderes del partido están siguiendo una táctica en la que deliberadamente rompen tabúes retóricos con emociones racistas o anti-islámicas, que posteriormente se niegan o "suavizan". Ahora bien, el triunfo del AfD debe considerar otro aspecto. Según las encuestas, solo una parte de los votantes del AfD acepta estas posiciones derechistas. La otra parte, por el contrario, ha elegido al AfD en protesta contra Angela Merkel y su partido.

¿Cuál es el significado de la victoria electoral del AfD para Alemania?

Es difícil decir qué efecto tendrá este resultado electoral en el futuro en Alemania. Sin embargo, ya está claro que ninguno de los partidos establecidos querrá formar una coalición con el AfD y formar un gobierno. Sólo le queda el rol de partido opositor. Allí, el partido se hará notar particularmente por una retórica provocativa. Como ya lo ha demostrado, el AfD ha logrado situar en la opinión pública temas que antes no se tocaban porque eran considerados un tabú.

Lo anterior explica el hecho que Angela Merkel haya tenido que adaptar su política de migración y refugiados. No obstante, el inicio de este partido en el Poder Legislativo no tendrá mucho protagonismo, especialmente dado que la mayoría de los diputados del AfD carecen de experiencia en el Parlamento y por ello, primero deben adaptarse.

En suma, es poco probable que se presenten propuestas concretas de legislación, básicamente porque el partido está fuertemente dividido a nivel interno entre el ala moderada y el ala de derecha extrema. De hecho, Frauke Petry, el rostro más famoso del partido, ganó un asiento en el Bundestag durante las elecciones, no obstante, lo abandonó unos días después y fundó el partido ultraconservador "Die Blaue Partei" (Partido Azul). Así, Petry está "abrazando" al extremo izquierdo del AfD para el beneficio de los azules, y empieza a ganar adeptos con la llegada de ex militantes del AfD. Esto no significa que AfD vaya a tener una presencia fugaz en el Parlamento, sino más bien, que en sus inicios tendrá que enfrentar problemas operativos en su papel de partido opositor a Angela Merkel.

*Alemana, politóloga, estudiante de maestría en Relaciones Internacionales con enfoque en Paz y Conflicto de la Eberhard karls Universität Tübingen. Me interesa la pedagogía política y fomentar la comprensión de los problemas políticos entre los jóvenes.

Foto: AFP


LA GUACHAFITA